Roberto Márquez, el vocalista y líder histórico de Illapu, le dio el pase. Ahí es cuando apareció en el escenario del Teatro Cariola, con una polera con imágenes mapuche y la leyenda “El derecho de vivir en paz”. Detrás suyo, un grupo de activistas sostenían un lienzo que decía “Wallmapu libre”. Rubén Collío, werken mapuche de las comunidades de Tranguil -en la Región de los Ríos, cerca de Panguipulli- y esposo de la fallecida activista Macarena Valdés, se para en el centro del micrófono y comienza a contar su historia.

El contexto era el concierto de Illapu en el Teatro Cariola, el pasado domingo 11 de diciembre en el Teatro Cariola, en un evento en beneficio de Prensa Opal. Rubén Collío, con la voz temblorosa pero a la vez firme, contó la historia del feminicidio de su esposa, a quien habrían hecho pasar su muerte por suicidio, justo en medio de la lucha contra la empresa RP Global, que buscaba instalar un cableado eléctrico en la zona donde habitan las comunidades de las cuales eran parte Rubén y Macarena.

“Por el hecho de atrevernos a alzar la voz, por el hecho de atrevernos a decir que no estamos de acuerdo con que se nos pase a llevar, por le hecho de exigir dignidad, por el hecho de exigir respeto, han asesinado a mujer. Mi compañera era Macarena Valdés, compañera de vida, compañera de lucha”, relató Collío.

El werken -quien también es ingeniero ambiental- hizo un llamado a despertar y criticó a la televisión y los medios chilenos por no cubrir la noticia. “Despierten, levántense, no tengan miedo a luchar, no tengan miedo a decir lo que piensan, no tengan miedo a defenderse. Como mapuche seguimos vivos, y seguimos de pie, y seguirá nuestra lucha”, dijo el dirigiente para luego gritar tres veces “marichiweu” a coro con todos los asistentes en el Cariola.

Mira el video acá: