Esta mañana se supo que el senador independiente Alejandro Guillier estuvo relacionado con Imaginacción, empresa del lobista Enrique Correa haciendo asesorías comunicacionales a empresarios.

El candidato presidencial del Partido Radical decidió salir al paso de la misma forma cómo lo hizo Sebastián Piñera con Exalmar: acusando campaña sucia en su contra. “Detrás de todo esto hay muy mala leche de sectores políticos que se sienten defraudados porque esta campaña no les ha dado los resultados que ellos esperaban, estos ataques no vienen de la derecha, vienen de sectores de la Nueva Mayoría y de sectores que están desesperados porque su candidato no prende, sectores del ‘laguismo’“, dijo Guillier.

“Lamento que en esto se vea involucrado el Presidente Lagos por el cual tengo el mayor respeto, pero mucha gente que lo está rodeando está tratando de causarle un daño a todos y me parece que es lo más brutal que yo he conocido en los treinta y tantos años que yo llevo como periodista profesional. Lo lamento no esperaba esto”, agregó.

Sin embargo, el senador reconoció que sí prestó servicios para la empresa de Correa, detallando que tenía una sociedad profesional con la que realizaba conferencias y charlas motivacionales en distintas instituciones. “Todo fue legal y con los impuestos debidamente pagados cuando correspondió y en el 97% de los casos fue gratis porque eran parte de mis actividades sociales (…). Mi sociedad era contratada para realizar una actividad única de una vez, no era un contrato”, señaló.