La canciller venezolana Delcy Rodríguez pareciera estar sufriendo una especie de bullyng institucional por sus pares de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. La ministra de Relaciones Exteriores tuvo que superar distintas vallas para llegar a la reunión del Mercosur realizada hoy en Buenos Aires, solo para que esta fracasara.

Vamos por parte: Los países miembros del Mercosur suspendieron a Venezuela del bloque porque el país bolivariano no estaría cumpliendo con los acuerdo comerciales del bloque. Aunque el trasfondo es más político y tiene que ver con el cambio político en la región: Los gobiernos de Macri (Argentina), Temer (Brasil) y Cartes (Paraguay) son fervientes opositores del gobierno venezolano de Nicolás Maduro y han insistido en su crítica a la violación de derechos humanos en el país.

Venezuela, que ejercía por estatutos la presidencia pro témpore del bloque, fue excluido y en la jornada de hoy asumiría Argentina ese puesto, en una reunión entre los cancilleres del bloque sudamericano y en la que el ministro paraguayo Eladio Loizaga insistió en que Rodríguez no estaba invitada. Pero la canciller venezolana no se dio por conforme y llegó igual a Buenos Aires. Ahí empezaron los problemas.

Según denunció Héctor Constant, diplomático venezolano, iban caminando junto a Delcy Rodríguez cuando un piquete de la Policía Federal Argentina se interpuso. “Fuimos golpeados y la canciller fue vapuleada y tumbada por un guardia de seguridad”, dijo, según consigna Resumen Latinoamericano.

Pero los problemas no terminaron ahí. Delcy Rodríguez finalmente logró entrar al edificio donde estaban reunidos los cancilleres. De hecho, el brasileño José Serra publicó una imagen en Twitter que daba cuenta cómo se realizaba el encuentro, sin Venezuela.

Pero Rodríguez llegó al lugar solo para encontrarse con sillas vacías. Sus pares habrían abandonado la sala al enterarse de que logró entrar al edificio.