El senador independiente Alejandro Guillier, carta del Partido Radical para las próximas presidenciales, ve cada día más complicado su relato de provenir del “mundo social” y no ser un político como los demás.

Ya no es solo sus años como haciendo propaganda a las isapres o su vinculación con la Fundación Minera Escondida, perteneciente a la multinacional BHP Biliton. Hoy The Clinic publica que el periodista realizó funciones remuneradas para clientes de Imaginacción, la empresa del poderoso lobista Enrique Correa.

Correa, ex ministro de Patricio Aylwin, ha tenido de clientes a empresas como Antofagasta Minerals, minera Los Pelambres, Colbún, Cruz Verde, SMU, SQM, Claro, Universidad Santo Tomás y la Asociación Chilena de Seguridad. La labor de Guillier, habría sido realizar talleres de vocerías o coaching, consistentes en preparar a empresarios para entrevistas con los medios de comunicación. El periodista, quien llegó a ser jefe de prensa de Chilevisión, era uno más de los que contrataba Imaginacción para “entrenar” a sus clientes.

Según The Clinic, la relación entre Guillier y Correa viene de antes. Cuando el lobista era vocero de gobierno de Aylwin, convocó a un grupo asesor par modificar la Ley de Prensa, entre los que estaba Silvia Pellegrini, ex decana de la Facultad de Comunicaciones UC y Alejandro Guillier.

En 2006, cuando Guillier protagonizó los comerciales televisivos a favor de las isapres, Imaginacción trabajaba con la Asociación que agrupa a las entidades de salud privada. Un año después, en 2007, el hoy senador fue convocado por Juan Carvajal, entonces jefe de comunicaciones de Michelle Bachelet para la realización de un documento sobre la función política de la televisión. Carvajal hoy se desempeña en Imaginacción junto a Correa.

Consultado por The Clinic, Guillier se habría negado a dar declaraciones.