“Hubo una discusión entre los concejales porque hay consenso en que la gestión de educación de la administración pasada deja mucho que desear. Nos encontramos con una deuda de cerca de 12 mil millones de pesos”. Así de tajante fue el nuevo alcalde de Santiago Felipe Alessandri en el concejo municipal realizado ayer en la capital, que terminó por rechazar el presupuesto 2017 para la Municipalidad.

La denuncia del déficit de 12 mil millones en Educación provocó que los concejales aprobaran de manera unánime una auditoría externa que busque los responsables de la situación. “En el concejo se dio la palabra al subdirector de Educación, quien informó que la Dirección de Educación bordea la crisis total. Existe un déficit de 12 mil millones de pesos, generado en la administración anterior, del que nos toca hacernos cargo. Ciertamente, hemos ordenado a las distintas direcciones que tomen las providencias necesarias para paliar este déficit”, explicó Alessandri en El Mercurio.

Además, denunció que el municipio tiene una deuda de 2 mil 500 millones de pesos en cotizaciones previsionales que no se han pagado, además de 200 millones de pesos en multas e intereses.

Para esta jornada está convocado un nuevo concejo, donde se repetirá la votación del presupuesto, en la que la oposición de la Nueva Mayoría e independientes rechazaron la propuesta.