Insistentemente, niños de distintas edades se han aproximado estos últimos meses a los profesores de las escuelas de fútbol de Ovalle con la misma pregunta:

-¿Cuándo va a estar listo el club? ¿Tendrá cadetes?

Ya han pasado años desde que Francisco Carvajal, presidente de la Academia de Fútbol Municipal de Ovalle, se acercó al directorio de la sociedad anónima deportiva que está al mando del Club de Deportes, hoy encabezada por Miguel Nasur. Su intención era generar los lazos que permitirían que las academias de la provincia constituyeran el trabajo formativo y de cadetes del club. Sin embargo, la respuesta fue negativa, argumentando escasez de recursos y prioridad del primer equipo.

Este es solo uno de los problemas que han rodeado a la Sociedad Anónima que se hizo cargo del Club de Deportes Ovalle (CDO) en 2009, equipo que este año fue descendido a Tercera División por el no pago de cotizaciones a sus jugadores y cuerpo técnico durante tres meses consecutivos.

Miguel Nasur calificó la decisión de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) como injusta, argumentando que, si bien hubo un retraso, el equipo se puso al día en el pago de cotizaciones. “Hay muchas reclamaciones en contra de Nasur. Que ha hecho aquí o allá, pero nadie sabe que soy el único que ha puesto dinero en Ovalle”, dijo el dirigente al diario local El Ovallino.

La pataleta por el descenso fue drástica. Los directivos del club se negaron a que Ovalle jugara en Tercera División y del “CDO” en este minuto prácticamente solo queda el nombre y su historia.

“Yo siempre fui de los que estuvo en desacuerdo con el tema de Nasur, para mí se perdió el club cuando él lo tomó”, dice Francisco Carvajal.

ovalle-colo-colo

Recuperar el club

La iniciativa vino de los hinchas. Una vez que el Club de Deportes Ovalle jugara su último partido por la Segunda División el 4 de junio contra Lota Schwager, que fuera descendido y que se confirmara que no jugaría en Tercera, la “UltraVerde” decidió reunir a la comunidad ovallina para decidir qué acciones tomar.

Se reunieron el 15 de julio en una asamblea en el auditorio de la municipalidad. Entre vecinos, hinchas y autoridades se definió una comisión de trabajo, integrada entre otros por el concejal Raúl Tello, la periodista e hincha Catherine Gómez y el formador de jugadores Rubén Casanova.

Se definieron tres líneas a seguir. En primer lugar, estaba lo más difícil, hablar con Miguel Nasur para intentar adquirir el club. Si eso no resultaba, el plan era tratar de hacer una fusión -al estilo de Deportes y Unión Temuco- con el Provincial Ovalle. Finalmente la tercera opción, menos probable, era crear un club completamente nuevo.

Nasur y su familia fueron contactados y viajaron en agosto a Ovalle. En la reunión estuvo la comisión de hinchas y vecinos, el equipo técnico del club, el alcalde Claudio Rentería y el diputado DC Matías Walker, entre otros. Tanto Miguel Nasur como su hijo Juan Miguel –presidente del club- plantearon que Ovalle no merecía descender y que tenían cómo presionar para mantener al club en Segunda División, pero que, para eso, necesitaban el apoyo de la gente.

Foto de OvalleHoy.cl .

Foto: Ovalle Hoy

“Si no pasa nada y queda la escoba… cosa que yo no creo porque por algo Matías (Walker), el alcalde y ustedes aceptaron esta reunión, la idea es sacar lo mejor de Ovalle. Hay que pelear para jugar y seguir en el profesionalismo. Lo contrario, yo les digo, eso de irse o no irse a la ANFA, separarnos va hacer la muerte de ambos y sería un daño a la ciudad. Aquí está la gente que puede levantar en la ciudad y tendríamos una gran institución. Yo siempre he tenido confianza en Ovalle y ya me estaban flaqueando las fuerzas, me estaba arrepintiendo de  haber colocado a mi hijo, a mi familia y ayudarlos acá. Entonces, si logramos la unión y la decisión como yo te digo, Ovalle juega”, dijo Nasur en esa reunión, según informó Ovalle Hoy.

En el caso de que se quisiera comprar el club, el precio que Nasur puso no fue menor: dos millones de dólares.

La periodista Catherine Gómez asegura que la cifra fue excesiva: “Es algo imposible porque el club no tiene nada. Dijo que él se hacía cargo del club casi por obra caritativa, que es como un trabajo social lo que hace con los clubes de fútbol, que él no lucra sino que pierde mucha plata. También culpó al tsunami por el retraso de los pagos, ya que dijo que afectó su restorán El Bucanero en Coquimbo, y por lo tanto no tuvo dinero para pagarle a los jugadores. Dijo que se la iba a jugar en su calidad de dirigente para que el club vuelva a Segunda División, pero sabíamos que era imposible porque ya había una sentencia”.

La última opción que dio Nasur fue la de que la comunidad adquiriera algunas acciones del club, pero no hubo acuerdo. Finalmente la reunión quedó en lo anecdótico y, tiempo después, lo único que supieron desde el club acerca de Nasur fue que adquirió el equipo Miami United de Estados Unidos.

Desechada la conversación con el dirigente, era hora de acudir al Provincial Ovalle.

Son más de nueve los jugadores que solían jugar en Deportes Ovalle y que, con la crisis que hubo en el club, hoy defienden los colores del Provincial. Uno de ellos es el goleador César Castillo, jugador que a corta edad había sido considerado en la Universidad Católica junto a Enzo Roco, luego integró la selección de fútbol calle y que actualmente es de las figuras del Provincial Ovalle que consiguió ascender a Tercera A. En los partidos que llevaron al ascenso era normal ver camisetas de Deportes Ovalle en el público.

En el momento de las negociaciones, el Provincial estaba a punto de concretar ese logro, y esa fue una de las razones que dieron para rechazar fusionarse con el CDO. “No hubo voluntad de ellos de escuchar o ceder parte de su proyecto pensando en la comunidad ovallina”, dice Gómez.

Catherine Gómez asegura que su vida siempre ha estado atravesada por la historia de Deportes Ovalle. Proviene de una familia que ha hecho historia en el club, ya que es hija de Osvaldo Gómez, jugador formado en el CDO que incluso llegó a jugar en Colo Colo y sobrina de sus tres hermanos: Omar, campeón con Cobreloa en tres ocasiones-; Eduardo “Mocho” Gómez, ídolo de la comuna que llegó a ser seleccionado nacional finalista de la Copa América 1987 y dos veces finalista de la Copa Libertadores con Cobreloa; y Rubén, quien para algunos en Ovalle era incluso mejor que el “Mocho”. Toda la familia jugó sus primeros partidos en el CDO.

“Mis recuerdos de toda la vida han sido ir al estadio a ver jugar a mis tíos, a mi papás, a los entrenamientos. Por lo tanto, para mí poder formar parte de este proyecto que busca recuperar el club para la ciudad es un motivo de orgullo y me da todo el impulso para poder recuperar todo eso que me hizo feliz en mi infancia para que otros niños puedan tener la misma posibilidad”, asegura la periodista.

Hoy los niños de Ovalle ni siquiera pueden ver en su comuna al club, ya que el estadio de Ovalle fue demolido hace siete años con la promesa de que se haría uno nuevo. Las construcciones fueron paralizadas el mismo 2009 por el hecho de que se hallaron osamentas que habrían pertenecido a la cultura inca y molle. Al día de hoy la obra está avanzada en un 50% y en el último campeonato el CDO jugaba de local en Punitaqui.

“Uno pasea por fuera del estadio y dice: ‘¿Cuándo van a abrirlo? Colóquenle el pasto no más para poder entrar’”, dice Francisco Carvajal.

Con el alto precio de venta del club de parte de Miguel Nasur y la negativa de Provincial Ovalle para la fusión, solo quedaba una opción para intentar recuperar el club, cuya larga historia también ha estado relacionada directamente a lo económico.

Los sacrificios de un club sin recursos

El ex jugador y técnico histórico de Deportes Ovalle, Edmundo “Kico” Rojas -quien además lidera una academia de fútbol con su mismo nombre-, asegura que los problemas económicos siempre han estado de la mano con el club. Ejemplos de esto tiene por montones.

En 2001 el primer equipo también tuvo problemas con el pago de las remuneraciones y se negaban a jugar la última fecha con la Universidad de Concepción. Si no jugaban ese partido Ovalle perdería automáticamente la categoría, por lo que “Kico” Rojas improvisó un plantel de juveniles y viajó mil kilómetros de noche para poder jugar.

A pesar de dormir a ratos en pasillos del hotel donde se quedarían por problemas con el check in, los juveniles salieron a dar todo en la cancha. La gente de Universidad de Concepción –que en ese entonces era dirigida por Yuri Fernández y que contaba con destacados jugadores como Jorge Valdivia y Jean Beausejour-, no supo sino hasta el segundo tiempo que Deportes Ovalle jugaba con juveniles. Finalmente, el club de la IV región logró una épica victoria 3-2 con un triplete del delantero Mauricio Silva.

Foto de Ovalle Hoy

Foto: Ovalle Hoy

Otra experiencia la vivió cuando en 2003 el CDO disputó la Copa Pre-Sudamericana. En esa instancia Ovalle eliminó a Colo Colo en un partido que marcó el debut profesional de Matías Fernández quien, a pesar de convertir un gol, no pudo evitar que los ovallinos ganaran 4-3 con un gol de Javier Barraza en el alargue.

Lo económico marcó lo que vino después. Al CDO le correspondía jugar de local el partido definitorio con la Universidad Católica, pero los directivos de ese club le propusieron al club de Ovalle un trato económico para que se terminara jugando en San Carlos de Apoquindo. Si bien las posturas eran diversas y no eran pocos los que se oponían a transar la localía, los problemas económicos terminaron haciendo que se aceptara la propuesta. Ovalle cayó en lanzamientos penales por 5-4 en ese partido.

El ex arquero Rodolfo Soto estuvo en ese plantel y asegura que no era partidario del trato, pero que Ovalle siempre se ha visto marcado por los problemas económicos. “Siempre han estado presentes. Una vez tuve que jugar con el tabique fracturado porque se negó a jugar un colega por problemas económicos. Había que sacar al club adelante y esperar a fin de año que se solucionaran las cosas”, asegura.

Se esperaba solucionar estos problemas con la Sociedad Anónima, pero Rodolfo Soto asegura que no ha sido así y que con la llegada de la SADP en 2009, el club se ha alejado progresivamente de la gente de Ovalle. “Cuando se discutió el tema, el Sindicato de Futbolistas vino a decir que la S.A. era la solución al fútbol, la tranquilidad para los jugadores, que iban a pagar. Esto no se dio como ellos pensaban. Las Sociedades Anónimas no han dado frutos en algunos clubes”, dice Soto.

Justamente es el ex arquero quien asumió hace unas semanas, por decisión de la asamblea, como la persona que liderará el proyecto de recuperación definitiva del equipo en el que jugó durante casi dos décadas.

Club Social y Deportivo Ovalle

Facebook Club Deportes Ovalle es de la ciudad

Facebook: Club Deportes Ovalle es de la ciudad

Si bien ya es casi imposible recuperar el nombre del club de las manos de Miguel Nasur, en Ovalle aseguran que lo que se busca recuperar es la identidad del club.

Así es como el 2 de diciembre se constituyó formalmente el Club Social y Deportivo Ovalle, a pesar de que en el cuaderno de cargos para la Asociación Nacional de Fútbol Amateur (ANFA) se constituyó como Academia de Fútbol y Deportiva Municipal Ovalle para esta etapa inicial.

El nuevo club ya está en gestiones para ingresar a la Tercera B. “La idea de esto es recuperar la identidad institucional y social para los socios, volver a tener una institución que sea para la gente”, dice Rodolfo Soto, quien quedó como presidente del proyecto.

Las actividades del club social y deportivo no se hicieron esperar, ya que el jueves pasado realizaron un campeonato con distintos equipos de la provincia, entre los que estaban el de la Municipalidad de Ovalle (Bototos FC), Academia Municipal de Ovalle, Nápoles, 3R, CDO Femenino, la Academia Kico Rojas y UltraVerde.

“Kico” Rojas asegura que la base del nuevo club será la Asociación Diaguitas, institución fundada el año pasado y que agrupa a las distintas escuelas de fútbol de la zona, con más de 1.500 niños. La intención era crear un área formativa sólida que le permitiera a los jóvenes de Ovalle quedarse jugando en la comuna.

Así se evitarían casos como el de Enzo Roco, campeón de la Copa América e “hijo ilustre” de Ovalle, quien si bien fue formado en la Academia Municipal, al no encontrar dónde seguir jugando en la comuna terminó yendo a Católica sin ninguna clase de amarre de derechos formativos.

Sin embargo, el hoy jugador del Cruz Azul de México jamás olvida el lugar donde se formó y constantemente llama preguntando si las academias necesitan ayuda. Incluso envió un mensaje de apoyo al nuevo CDO:

Este 22 y 23 de diciembre se realizarán las primeras pruebas masivas para el nuevo CDO en Ovalle y en Monte Patria, con las que se espera empezar a formar el plantel que podría disputar la Tercera B en caso de que la ANFA acepte al club en enero.

Con la iniciativa, la gente de Ovalle empieza a soñar con recuperar episodios como el ascenso a Primera División del año ‘75, el ascenso a Segunda de la mano de Gustavo Huerta el ’93 o la final de Copa Chile del año 2009, que tuvo una caravana de hinchas verdes que fueron a alentar a su equipo en Coquimbo y que aún conmemoran todos los años la fecha en la que eliminaron a Colo Colo en cuartos de final.

Son más de 50 años de historia ya escritos y ahora, de forma inédita, será la comunidad quien escriba lo que sigue.