En la sede del Partido Humanista se dieron cita ayer Revolución Democrática, Movimiento Autonomista, Nueva Democracia, Izquierda Libertaria, Convergencia de Izquierda, Izquierda Autónoma, Partido Poder, Partido Igualdad, Partido Ecologista Verde, Partido Amplio Social de Izquierda (PAIS), Partido Liberal, además de los dueños de casa, el PH. La cita marca el primer hito de articulación para la construcción de una plataforma política común, con miras a participar de las elecciones del 2017 por fuera del “duopolio”, concepto con el que este bloque se refiere a la Nueva Mayoría y Chile Vamos.

A diferencia de otras actividades que han llevado a cabo, esta cita se realizó con reserva y sólo hubo trascendidos. Pese a eso, el Partido Amplio Social de Izquierda (PAIS) envió un comunicado de prensa a su nombre difundiendo la cita, lo que generó un conflicto al inicio de la reunión, donde se reconvino a esa fuerza a respetar los acuerdos. Los ejes que tuvo la reunión fueron respecto a las próximas elecciones parlamentarias presidenciales, así como un carácter definitorio: ¿qué tan amplio es el “Frente Amplio”?

Al respecto, trascendió que uno de los acuerdos fue presentar una lista única de candidaturas parlamentarias y consejerías regionales (CORE). La incógnita sobre las definiciones presidenciales del llamado Frente Amplio aún permanece intacta, ya que pese a que desde la revista Qué Pasa han insinuado el nombre de Carlos Ruiz, así como el liderazgo social de Cristian Cuevas, hay otro nombre que ya fue aprobado por su propia fuerza: el senador Alejandro Navarro, quien será el candidato del PAIS luego de ser proclamado.

Este punto llevó al asunto de la delimitación del Frente Amplio, ya que el representante de PAIS, Gonzalo Martner (ex PS) habría sido interpelado para que en el siguiente encuentro, que será el próximo miércoles, aclaren la situación del senador Navarro respecto a la Nueva Mayoría. El hecho de que no asistiera el PRO, además, demuestra que el llamado hecho por Marco Enríquez-Ominami durante el fin de semana para aglutinar a toda la izquierda por fuera de la Nueva Mayoría no tuvo eco. Aún más: pese a que era una posición acordada por varias de las organizaciones hace tiempo, el miércoles se oficializó entre las doce fuerzas que una de las fronteras del Frente Amplio tiene que ver con el financiamiento ilegal de la política, lo que refuerza el rechazo al PRO.

La presencia de partidos que se denominan como “ciudadanos”, en el caso de Poder, y fuera del eje izquierda-derecha, como el Partido Liberal de Vlado Mirosevic, demostró que gana fuerza la idea de Revolución Democrática de realizar la propuesta “a la uruguaya”, es decir, con la máxima amplitud posible e incluyendo organizaciones sociales y partidos aliados que no necesariamente se alineen ideológicamente. Durante la reunión de ayer se mencionó como ejemplo a la Coordinadora “No Más AFP”.

Para la próxima cita quedaron dos puntos ya instalados: definir una vocería pública para la articulación en ciernes y acelerar el proceso de definiciones, esperando tener algunas ya hechas para enero de 2017.