Serían al menos 25 menores que habrían sufrido tormentos, golpes y humillaciones al interior del Centro de Reparación Especializada de Administración Directa de Playa Ancha (CREAD).

Eso, según una querella presentada por el Instituto de Derechos Humanos, donde se detallan varios casos de golpizas, llaves inmovilizadoras, duchas de agua fría entre otro tipo de abusos.

Branislav Marelic, director del INDH, dijo que “luego de un análisis de los antecedentes tomamos la decisión de deducir una querella por tortura, ya que los casos son de la suficiente gravedad para que se investiguen”, consigna Terra.

Marelic agregó que “es importante tener presente que la tortura aplicada a niños bajo la custodia del Estado es gravísima”.

Consultado sobre las malas condiciones de los trabajadores del Sename, particularmente de Valparaíso, dijo que el Instituto tiene la intención de atender ese tema pero que la tortura es injustificable.

“Hay que separar las cosas. Una cosa es hablar de la necesidad de mejorar el servicio y otra cosa es el hecho de tortura. El hecho de tortura no se puede justificar”, explicó.