Joaquín Lavín, electo nuevamente como alcalde de Las Condes, vuelve al ruedo con medidas llamativas. Del bombardeo de nubes a las playas en Santiago, hoy el ex candidato presidencial propone que en la comuna del sector oriente los guardias municipales combatan la delincuencia con electroshock y gas pimienta.

Lavín quiere empoderar al equipo de seguridad ciudadana, entregándoles “elementos de autodefensa, estamos evaluando cuáles. Se ha hablado de dos: electroshock o gas pimienta. Probablemente partamos con gas pimienta“, dijo a El Mercurio. El edil agregó que su prioridad es enfrentar los “asaltos a casas con moradores, robos violentos de vehículos y asaltos en la vía pública”.

Además, anuncia que capacitará a 600 funcionarios de la municipalidad en defensa. “La idea es ir corriendo la frontera de lo que puedan hacer nuestros inspectores y guardias municipales”.

Cabe destacar que los guardias municipales no son carabineros, por lo que no están facultados a portar armas. “En los hechos, nuestros guardias están deteniendo todos los días a delincuentes”, argumentó Lavín, apelando a que si no lo hace el municipio “lo va a empezar a hacer la gente, y lo peor es que se tome la justicia por sus propias manos. Eso no corresponde”.  Por eso quiere dotar a los funcionarios de elementos de defensa.

Entre otras medidas, también propone instalar cámaras en las plazas, las que tendrían parlantes para, derechamente, amenazar a la gente que esté tomando alcohol o consumiendo drogas que está siendo grabada y que Carabineros estaría alertado.