Con mucho sentido del humor. Ese es el tono que atraviesa la entrevista que la presidenta Michelle Bachelet otorgó al diario La Hora, donde se refirió a lo que hará luego que finalice su mandato. Al respecto, la presidenta declaró que “habrá que descansar un poco, ya no soy una lolita, ¿verdad? Y todo el mundo me dice ‘sí, dijiste lo mismo la otra vez y después te metiste en 40 cosas’. Entonces yo no puedo garantizar qué va a pasar. Pero esta posibilidad de tener un poco de vida social, de leer, de hacer otras cosas distintas, no se ve feo. Claro que, como me dice mi familia, ‘no sabemos si creerte’.

Sobre el difícil momento que atraviesa la política, Bachelet respondió que “cuando yo digo que Chile cambió no me refiero a las reformas. Me refiero a la ciudadanía. A cómo la ciudadanía se relaciona con las instituciones. Cuando uno mira encuestas o estudios como los que hace el PNUD, puede ver que los chilenos exhiben un alto nivel de desconfianza hacia las instituciones, ya sean políticas, eclesiásticas o empresariales”, señaló, agregando que “algunos dicen que es histórico, que los chilenos hemos sido siempre así y que lo que ha estado pasando es que se ha ido fortaleciendo esa desconfianza. Entonces a eso me refiero, a gobernar en un ambiente distinto”.

Además, la presidenta defendió su agenda de reformas. “Como gobierno hemos llevado adelante grandes cambios en temas que estaban pendientes, reformas que eran necesarias. ¿Cómo una sociedad que pretende crecer, que quiere desarrollarse, va a mantener niveles educacionales de mala calidad para la mayoría de sus habitantes? ¿Cómo una sociedad que quiere ser moderna va a mantener un sistema de relaciones laborales anticuado? Y lo mismo corre para el sistema tributario, que más allá de si la nueva ley es perfecta o no, lo que se buscaba era tener recursos permanentes para gastos permanentes como la educación”, apuntó, refiriéndose también a la oposición que han enfrentado las reformas y el rechazo ciudadano a su gobierno: “Todos estos cambios, por lo demás, no fueron ninguna sorpresa, yo los anuncié como candidata y los llevé adelante. Alguien podrá cuestionar si se podrían haber hecho mejor, siempre todo es perfectible, yo en eso no tengo ningún problema. Pero creo que lo importante es haber tenido el coraje de llevarlos adelante porque eran desafíos pendientes de nuestro país. Y lo hemos tenido, aunque haya habido costos”, declaró.

Bachelet explicó que, para lidiar con la mala onda, sigue “una máxima en inglés: ‘don’t feed the troll’, no alimentes al troll”, aprovechando de señalar una crítica a los medios de comunicación “juegan un rol en todo esto, entre todos debiéramos hacer un esfuerzo por generar un clima menos oscuro. Porque se da la paradoja de que, ahí mismo donde está usted sentado, muchas veces se sientan autoridades políticas, inversionistas y empresarios extranjeros, y todos consideran que Chile es un país espectacular”.