Como un buen minuto de autoevaluación define Pedro Goic, director del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence), el aniversario de cuarenta años que ha cumplido la institución este 2016.

Según Goic, el ejercicio que han hecho este año ha sido ir al origen. “Partimos como una institución en un minuto económico y social del país bien distinto al de hoy día, en medio de una dictadura. Ahí se constituye un Sence con un foco súper marcado en la lógica de la reconversión productiva de los trabajadores que ya estaban en el mundo laboral”.

El cambio de mirada ha ido no solo en capacitar a la gente que está fuera del mundo laboral o a las personas más vulnerables, sino que también en el sentido de ayudar a esa gente a encontrar un lugar de trabajo. El director del Sence asegura que la consigna es: “En el nombre del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo, agrandemos la E de Empleo y, es más, tratemos de ponerla antes de la C de Capacitación”.

Para hablar de estos desafíos con una amplia gama de actores, el pasado jueves 17 de noviembre el Sence tuvo una jornada de celebración del Día de la Capacitación y el Empleo en el Centro de Extensión de la Universidad Católica.

Durante la mañana se premió a empresas y a Oficinas Municipales de Intermediación Laboral (OMIL) destacadas en el ámbito de la capacitación y hubo un panel titulado “Capacitación para la empleabilidad: una tarea en la que todos colaboramos”, con la participación de Francisco Díaz, subsecretario del Trabajo, Carlos Silva, de la Asociación Gremial de Industriales de Valparaíso y Aconcagua (Asiva), Ignacio Larraechea, gerente general de Acción Empresas, Fabio Bertranou, director de la OIT Cono Sur, Andrea Butelmann, consejera de la Comisión Nacional de Productividad y Juan Moreno, presidente del Sindicato Walmart y consejero del Cosoc Sence.

Luego la jornada tuvo tres conversatorios simultáneos sobre los siguientes temas:

-Inclusión social y laboral de grupos vulnerables
-Innovación en la capacitación
-Cambios en el mercado del trabajo y desafíos para la formación laboral 

Pedro Goic asegura que la experiencia “superó las expectativas, tuvimos una audiencia bien elevada, en torno a las 250 personas en la mañana y en la tarde, entre los tres conversatorios, superamos las 300 personas. Las salas estaban llenas”.

-¿Qué intervenciones destaca del encuentro?
-Cuando escuchamos testimonios de trabajadores que encontraron una oportunidad, que la tomaron y pudieron desarrollar sus talentos. Había un caso de una chica de Polonia que se formó como instaladora sanitaria, certificó, y hoy inclusive forma a más personas. Otro muchacho contaba cómo fue creciendo en la empresa y hoy día está a cargo de un departamento, habiendo entrado como un operario de línea. Las empresas van generando mecanismos de formación, capacitación permanente, reconociendo a las personas. Nuestra tarea de verdad es poner las herramientas para que ese talento se exprese. Esto fue un reconocimiento sobre todas las personas.

 -¿Cómo se logra fomentar la empleabilidad?
Primero, conversando mucho. Estableciendo relaciones de mucho diálogo entre el sector público y el privado, en este país nos falta conversar. En ese sentido hemos abierto espacios de diálogo en la detección de demandas, estamos implementando una red de empleadores, de hecho en el día de la capacitación muchos de ellos expusieron en distintos paneles.

-¿Qué otros elementos aportan a incentivar el empleo?
-Desde la perspectiva de los instrumentos, nosotros vemos que ampliamos su capacidad de empleabilidad cuando incorporamos habilidades transversales para el trabajo y no solo las habilidades técnicas “duras”. Estamos levantando una red de observatorios laborales para tener información disponible para empleadores, trabajadores, para quienes quieran entrar al mercado laboral y para saber cuáles serán los requerimientos el próximo año. En diciembre vamos a lanzar una nueva Bolsa Nacional de Empleo, que va a hacer un mejor matching entre los buscadores de empleo y los oferentes.

-¿Cómo ha sido la labor del Sence en regiones?
Sence es una institución, por estructura legal, muy centralizada, en general gran parte de las decisiones se toman a nivel central. Pero desde que llegamos hemos iniciado un proceso de desconcentración administrativa. Todo el proceso de levantamiento de información, de requerimiento, de contacto con el mundo empresarial, hoy día se hace en regiones. Eso nutre las decisiones de licitaciones de cursos, compras de cursos que hacemos acá desde el nivel central. Además las regiones han sido claves en esta red de observatorios laborales, que ya tenemos en Antofagasta, en el Maule y están partiendo en Valparaíso, de La Araucanía, de Coquimbo, y ese ha sido un trabajo regional.  

-En algunos de los paneles, estaba el tema de inclusión social en grupos vulnerables. Un tema era de los migrantes, ¿cómo han abordado desde Sence este tema?
-Hemos tenido varias aproximaciones, primero asumiendo que tenemos mucho que aprender, al igual que en los casos de las personas en situación de discapacidad. Hemos estado incorporando la mirada del tratamiento diferenciado a los migrantes en nuestro trabajo con las Oficinas Municipales de Intermediación Laboral, aprendiendo de muchas de ellas. Municipios como Quilicura, Recoleta o San Bernardo realmente se han hecho cargo del tema. En segundo lugar, hemos abierto programas como + Capaz, Capacitación en Oficio y Becas Laborales para el ingreso de migrantes en la misma condición que cualquier ciudadano chileno, con los mismos requisitos.

-¿Cómo se supera también la barrera de idioma?
-Ahora vamos al licitar un par de cursos que además de la formación en oficio, incorpora como herramienta de formación transversal todo tema de habilitación en nuestro idioma castellano, porque es una barrera relevante para entrar al mercado hoy día. Además de todo eso, estamos en un trabajo de sensibilización hacia el interior de la institución con el INDH y justamente la semana pasada estuvimos con nuestro grupo de trabajo hablando de los derechos de los migrantes y de cómo a través de nuestros instrumentos podemos seguir avanzando en ese tema.

Cambio de Franquicia Tributaria

Históricamente, el Sence ha sido más conocido por el beneficio tributario establecido por la ley número 19.518 -de Nuevo estatuto de capacitación y empleo- que se otorga a quienes se acojan a sus programas de capacitación.

Este punto ha sido justamente otro de los focos de cambio de esta gestión, que cambió la la cara de la Franquicia Tributaria por Impulsa Personas, lo que traerá, según cuenta Pedro Goic, una serie de beneficios.

-¿Cuáles van a ser los principales beneficios de este cambio de franquicia tributaria a Impulsa Personas?
-Hay un principal beneficio y es un beneficio país, y es que sacamos la conversación de la franquicia del mundo de la contabilidad, del mundo tributario, del mundo de Impuestos Internos, que tradicionalmente estaba instalado, y lo situamos en la mirada del talento de las personas y cómo ese talento de las personas, si lo impulsamos adecuadamente, redunda en mejor productividad para las empresas, mayor crecimiento, mayor desarrollo económico y mejores condiciones para los trabajadores. El principal beneficio es el cambio de foco.

-¿Y en términos operativos?
-Ahí estamos simplificando una serie de procesos, acortado períodos de información de cursos, acelerado los procesos de evaluación de los códigos Sence, instauramos una nueva normativa que potencia el uso de las metodologías de formación a distancia, e-learning. También autorizamos una serie de códigos en todo el ámbito de las habilidades transversales, que creemos que son las habilidades que los trabajadores absorben y que el día de mañana cuando se crea un puesto de trabajo se las llevan.

Los desafíos del Sence

-En estos dos años y medio, ¿cuáles son las principales características que ha tenido su gestión?
-Yo destaco que hemos generado espacios de diálogo con todos los actores de la industria de la capacitación. Tanto los OTIC (Organismos Técnicos Intermediarios de Capacitación), los OTEC (Organismos Técnicos de Capacitación) y también con el mundo empresarial, con el mundo sindical -donde reconozco que tenemos que potenciar nuestra conversación en conjunto con la Dirección del Trabajo- y con otros actores ligados al mundo de la capacitación. También tuvimos que aprender mucho para trabajar con todo el mundo de la discapacidad, pero hoy día ya lo tenemos integrado dentro de nuestros programas y + Capaz ha sido una herramienta fundamental ahí. Otro sello de esta gestión es haber logrado sacar adelante una política de formación y acompañamiento para que las personas más vulnerables puedan entrar al mercado laboral.

-¿Cómo se pueden superar desafíos como la deserción?
-Todavía tenemos mucho que mejorar en términos de gestión interna pero, en términos de deserción, al menos en instrumentos como + Capaz, estamos en torno a un 15%, que para este tipo de instrumentos es un muy buen indicador. Si uno lo compara por ejemplo con la deserción en primer año de educación superior, los indicadores están entre un 25 y un 30%, y uno dice que trabajamos con público vulnerable.

-¿Qué otros desafíos identifica?
-Me atrevería a decir que el principal desafío es seguir mirando esto como sistema e incorporando la mirada de los distintos actores. A nosotros nos encantaría que la discusión de los talentos de las personas no fuera una discusión del encargado de recursos humanos, sino una conversación estratégica del directorio de una empresa. Eso tenemos que lograr. Que tanto el mundo empresarial como de los trabajadores entiendan que lo más importante para que a un país le vaya bien es el desarrollo de nuestras personas.