Esta mañana, la justicia rechazó levantar el arraigo nacional de Natalia Compagnon, en el marco de la investigación del caso Caval. La solicitud había sido hecho por la defensa de la mujer para poder realizar un viaje de fin de año a Miami junto a Sebastián Dávalos Bachelet. A la salida de la audiencia en el Juzgado de Garantía de Rancagua, luego de que se conociera la negativa, Compagnon tuvo duras palabras para el Ministerio Público: acusó filtraciones sin control alguno a la prensa con el objeto de someterla a un “circo romano”, reveló que la Fiscalía se ha negado a recibir las pruebas que ella tiene para aportar en su defensa e insistió en su inocencia sobre los delitos que se le imputan.

Los delitos por los que se investiga a Natalia Compagnon son revelación de secretos, negociación incompatible, enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias. “Yo he cometido errores, no delitos”, señaló Compagnon a la salida del tribunal. “Dada mi relación con la familia presidencial, esta causa ha tenido un gran impacto mediático, lo cual a estas alturas, no me cabe duda que ha afectado el actuar de esta fiscalía”, disparó, agregando que “creo en los tribunales de justicia, creo en la prudencia de los jueces para condenar y dar garantías a los acusados, pero a mi entender, la fiscalía ha cometido faltas graves (…) hoy no importa si la persona es inocente o no, esto parece un circo romano, donde si yo tengo a la opinión pública en contra, los fiscales actúan en consecuencia con esto y no con la objetividad que debe ser la norma de una investigación seria”, exclamó.

La jornada la marcó la presencia de Sebastián Dávalos Bachelet, quien acompañó a su esposa sin haber notificado al tribunal. La aparición pública del hijo de la presidenta se da en momentos en que ella se encuentra fuera del país. Compagnon, por su parte, se sumó a lo dicho hace una semana por Sebastián Piñera sobre las filtraciones de los fiscales. Compagnon declaró que estas acciones”incluso podrían ser causales de delitos y me sumo a la queja en otras causas de connotación política, que están siendo investigadas por el Ministerio Público, respecto de las filtraciones de información a la prensa, que es un delito y está tipificado en el Código Penal”.

La nuera de la presidenta de la República añadió duras críticas al actuar del Ministerio Público:  “En este caso, la Fiscalía me ha tratado de mentirosa por la prensa, han tomado compromisos con mi abogado que no cumplieron, es por esto que he levantado el secreto profesional de mi abogado (Antonio Garafulic) en todo lo relativo a este caso. Además, acusó públicamente al fiscal que lleva la causa, Sergio Moya, de negarse a recibir el informe elaborado por Ana Lya Uriarte para Caval sobre la termoeléctrica Los Guindos como prueba del trabajo de la firma Caval. Ante esto, el fiscal respondió minutos después que “no tenemos otro interés que no sea establecer la existencia de delito”.