Para los Yoguis (Practicantes del Yoga) cuando una persona está mucho tiempo en la mente y no logra tranquilizarse o entender el problema que lo afecta, se recomienda simplemente hacer Yoga y no pensar más. Para los Toltecas de México bajo la misma situación se recomienda simplemente Caminar.

Caminar es estar en movimiento físico, que a la vez genera movimiento interno en la mente y en el corazón. Se empiezan a dejar atrás pesos que nos tienen detenidos y se inicia una visualización más clara de la realidad. Un espíritu de construcción, de acción emana al caminar.

La palabra Gurú en sanscrito (lengua clásica de la India) significa Maestro Espiritual. A los Gurús en la India se acostumbra besarle los pies al saludarlos. El significado de besar los pies representa la admiración y el respeto de todo el camino que han recorrido estos, de todo lo caminado por este Ser. Esta explicación genera una asociación interesante respecto a que el simple hecho de caminar traspasa conocimiento, experiencia, visión y entendimiento para el que lo realiza.

En el mundo Andino, dentro de las ceremonias está el gran viaje a las montañas, los Apus, donde en sus cumbres se realizan actos rituales y de sanación, pero se asume que desde el inicio del caminar que se realiza, ya la medicina del viaje comienza a entrar en el cuerpo de cada participante.

En la Cultura de los Huicholes (Wixarikas) de México, se realiza hace muchos años la Peregrinación a Wirikuta, en búsqueda del Peyote Sagrado. La caminata que se realiza en esta peregrinación, es el gran viaje inicial que prepara a los participantes para llegar mas conscientes y limpios a la toma de esta medicina sagrada y así recibir de la mejor forma el entendimiento de esta ceremonia, donde el Venado Azul, deidad de esta cultura, se manifiesta enseñando el pleno vivir.

Al caminar recordamos que somos mamíferos, animales, conectando así con nuestro Nahual. Nuestro Nahual o Animal de Poder, para las culturas americanas, es el espíritu animal que está presente en nosotros, parte de la dualidad de nuestro espíritu.

Al visualizar cual es nuestro Nahual, obtenido en la meditación usualmente, comprendemos nuestra esencia animal, la cual nos recuerda el movernos a través del instinto, agudizando nuestros sentidos, requiriendo solo lo básico para subsistir, lo esencial.

Al caminar con los hijos surge la poesía y se camina sobre los sueños, recordando así que tal cual lo es en la meditación… caminar es gratis, no caminar no lo es…