El embajador ruso en Turquía, Andréi Kárlov, resultó gravemente herido en un ataque armado en Ankara, consigna el medio Russian Today (RT). El hecho ocurrió durante la celebración de una exposición cultural de fotografía rusa, denominada “Rusia a través de los ojos de los turcos”.

Testigos informan que se escucharon disparos y que el atacante gritó “¡fuera!” para sacar al resto de los asistentes, y luego le disparó al embajador por la espalda, quien estaba terminando su discurso en la actividad, ante lo que cayó desplomado al suelo.

Los gritos del atacante tras el atentado, según han consignado testigos y videos, fueron: “¡Alá es grande, Alá es grande! Alepo, venganza”.

El hecho se dio justamente días después de que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara enviar observadores a Alepo -zona del norte de Siria- y en la víspera de una reunión en Moscú entre los ministros de Exteriores de Rusia, Irán y Turquía en la que se trataría el alto el fuego en ese lugar.

El asesino fue identificado como Mert Altintas, un oficial de policía turco que servía desde 2014 y que, luego de haber disparado al embajador, fue neutralizado.