Luis Chandía, presidente del sindicato de los ex mineros de Santa Ana, conversó este martes 19 de diciembre en vivo y en directo con el programa Modo Termómetro de Chilevisión, desde la toma de la mina Santa Ana, en Curanilahue, a 650 metros bajo tierra, en la que se encuentran desde hace 13 días, sumándole a eso 7 días de Huelga de Hambre que sostienen 10 de los mineros que allí permanecen.

En el enlace, Chandía contó que durante la jornada de este martes, fue invitado a una reunión con el intendente de la región del Biobío, pero que en su lugar se encontró con un representante y no con la autoridad que lo había convocado. “Obviamente que (esto) genera un malestar y nuevamente nos da la razón de que el gobierno no es serio”, declaró el dirigente. Los mineros del carbón piden reactivar el yacimiento luego de ser estafados por sus dueños, quienes les adeudan a los trabajadores más de mil millones de pesos. Por su parte, los mineros aseguran que pueden volver a reactivar el yacimiento con 500 millones de pesos, cifra que le piden el ejecutivo.

Manuel Rocha, otro de los trabajadores que se encuentran hace días bajo tierra, y quien además fue el único sobreviviente de la tragedia de 1989 en las minas de Curanilahue, que dejó a 21 mineros muertos, tomó la palabra y se dirigió a Michielle Bachelet: “Le quiero decir que si ella podría dejar de ser un poco Presidenta del Estado, que fuera madre, esposa, y viera qué vamos a hacer nosotros para la pascua para llevarle juguetes a nuestros hijos. No tenemos pan, hace tres meses que no recibimos plata. Yo prefiero quedarme aquí en la mina que llegar a mi casa sin nada” y agregó que “si no nos encuentran una solución, nos van a tener que sacar en una urna”, asegurando además que pasarán navidad y año nuevo bajo la mina con sus familiares.