Varios son los sacerdotes que confirmaron su presencia en el acto ecuménico, convocado por el cura Fernando Montes, que mañana se llevará a cabo dentro del recinto de Punta Peuco en el que seis presos por crímenes de lesa humanidad pedirán “perdón” por las violaciones cometidas. Uno de ellos es el padre Mariano Puga, uno de los más reconocidos “curas rojos”, perseguido, detenido y torturado en Villa Grimaldi durante la dictadura cívico-militar, y quien hasta el día de hoy mantiene activa su lucha por la defensa de los Derechos Humanos.

El religioso contó a Tele13 Radio que su asistencia responde a “un hito del reencuentro”, añadiendo que irá “como un hombre de Iglesia, de esta Iglesia que se la jugó por los derechos humanos. Voy allá como víctima también y sobre todo como acompañante de las víctimas (…) Va a haber un gesto que me parece lleno de esperanza, de que se pueda iniciar un paso de perdón y reconocimiento en este país tan dividido por el atropello a los derechos humanos”.

Las declaraciones de Puga, quien fue párroco en Pudahuel y Villa Francia, además de trabajar en la Vicaría de la Solidaridad, no dejaron indiferentes a los opositores a la actividad que mañana se realizará en Punta Peuco y se ha mantenido como polémica nacional durante toda esta semana. Si bien muchos usuarios de la red social confían en los principios del cura, hay otros que cuestionan la participación de uno de los últimos religiosos sobrevivientes que lucharon contra Pinochet.