Con un punto de prensa en las afueras de la Catedral Católica, cerca de donde estuviera físicamente la Vicaría de la Solidaridad, la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos rechazó la realización de un acto religioso mañana en la cárcel de Punta Peuco, para el que se anunció que 8 condenados por violaciones a los derechos humanos en dictadura pedirán perdón. “Es una reconciliación forzada”, acusó Alicia Lira.

A través de un comunicado las organizaciones de familiares de víctimas de las violaciones a los DD.HH. señalaron que “repudiamos que el Gobierno y los actores involucrados en esta maniobra orquestada continúen haciendo oídos sordos a las exigencias de las organizaciones de Derechos Humanos y del pueblo, y se mantenga el afán de crear las condiciones políticas para lograr que se legisle en favor de la impunidad”, agregando que “esta campaña, que repudiamos, sólo busca la impunidad” y llamaron a la sociedad a “detener esta maniobra comunicacional y política que menoscaba el valor de los Derechos Humanos”.

La Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos reiteró que “sólo el cinco por ciento de los casos ha sido resuelto. Sólo 148 de las 1.193 personas detenidas desaparecidas ha sido encontradas e identificadas. La información en poder de los criminales condenados y de los aún en libertad es esencial para resolver estos casos. Pero la verdad no puede ser moneda de cambio para la impunidad”, señala el comunicado.

La presidenta de la AFEP, Alicia Lira, señaló que “lo que queremos es verdad y justicia”, además de criticar a los violadores de derechos humanos: “Así como tuvieron la cobardía de asesinar, hoy no tienen la valentía de enfrentar a la justicia”.

Una vez finalizado el punto de prensa, el Colectivo contra el Olvido, conformado por familiares de detenidos desaparecidos en dictadura, ingresó a la catedral de Santiago y se encadenó a ella.