Patricia Morales
Presidenta Partido Progresista

Estimada Patricia, escribimos esta carta pensando en aclarar nuestra posición respecto a la participación del PRO en el espacio de convergencia que estamos construyendo con otras fuerzas de cambio de nuestro país. Lo hacemos con el ánimo de proteger de malos entendidos lo que pensamos debe representar este proceso y la forma en que concebimos la construcción de una fuerza social y política que realmente enfrente al duopolio. Lo hacemos porque asumimos el compromiso con una nueva forma de hacer política, donde no se enteren por trascendidos, redes sociales o reuniones entre cuatro paredes, sino que planteándolo públicamente y con la ciudadanía como testigo.

Muchos de quienes hoy constituyen Poder Ciudadano, apoyaron la campaña de Marco Enríquez Ominami el año 2009 y lo hicieron con la convicción que representaba una alternativa al bloque Derecha-Nueva Mayoría. Con la convicción de que marcaba una diferencia con el pacto de la transición que la casta política seguía legitimando en los salones de los grandes empresarios. Esa campaña sin duda fue importante para las y los chilenos, pues nos demostró que la ciudadanía despertaba para comenzar a recuperar su soberanía: Era posible pensar un Chile distinto. Muchos rescatamos y agradecemos el legado de ese proceso, su patrimonio y aprendizajes, y aún algunos pensamos que será trascendental para la historia.

En el espíritu de nuestro partido están las mismas esperanzas con las que el 2009 ustedes enfrentaron a la casta política, misma convicción que hoy nos ha llevado a plantear, desde un inicio y con claridad, la necesidad de que el espacio de convergencia de cuya construcción somos parte, mantenga características propias de una mayoría nueva y transversal que logre responder a lo que la ciudadanía nos demanda, especialmente en temas tan sensibles y relevantes como el financiamiento ilegal de la política.

Es por esto, Patricia, que no podemos obviar la situación que enfrentan desde el punto vista legal, pero sobre todo lo que significa en términos éticos haber recibido recursos de SQM para financiar vuestro partido y hacer campaña para la candidatura presidencial de Marco Enríquez Ominami. Esta situación nos impide tener vinculación política con el Partido Progresista.

Si a eso le sumamos las erráticas señales que permanentemente dan hacia la casta política de la Nueva Mayoría, solicitándoles una y otra vez participar de sus primarias y acordar con ellos un programa para el futuro, nos sitúa en dos espacios distintos y que progresivamente nos alejan. Pues mientras ustedes siguen creyendo –y esto es legítimo- que es posible construir el proyecto del futuro con los mismos de siempre; nosotros, estimada Patricia, estamos convencidos de que esto sólo será posible con la gente y con una ciudadanía que ha votado por proyectos alternativos en el pasado, incluso con aquellos militantes de base de ciertos sectores de la actual alianza en el Gobierno, que han creído en las promesas de cambio prometidas, pero que ustedes y nosotros sabemos que son imposible de cumplir, por quienes durante los últimos 26 años han respondido a los intereses de los más ricos de este país. A esos militantes de bases los estamos convocando a ser parte de este proceso. Sin embargo, no estamos disponibles para pactar con ningún proyecto de la Nueva Mayoría o la Derecha, por mucho que intenten vestirse de “transformadores”, levantar nuestras banderas o vociferar nuestras demandas.

Tristeza, decepción y un poco de rabia, la sensación de que finalmente se agotaba la posibilidad de reencontrarse a lavar heridas, dialogar y construir unidad: Este fue nuestro sentimiento cuando apoyaron a Cristian Vittori, alcalde ícono de la corrupción en Maipú, investigado y formalizado por estafa en sumas de miles de millones. En ese momento, sentimos que el PRO del 2009 ya no existía.

Poder Ciudadano es un proyecto popular, democrático y ciudadano, no nos sentimos parte de la elite de derecha ni la elite de la izquierda. Por eso, durante este periodo en que el partido se fue constituyendo, nos encontramos con militantes de base del Partido Progresista que con las mismas esperanzas que nuestros militantes intentan levantar desde sus territorios una alternativa, la cual, desde la transversalidad ciudadana, sea capaz de derrotar a la casta política y construir la sociedad de derechos, primer paso para superar al modelo económico que tanto daño le ha hecho a nuestro pueblo. Sabemos que muchos de sus militantes comparten este importante anhelo, con ellos compartimos vocación, con ellos seguiremos caminando.

Karina Oliva
Presidenta
Partido Poder Ciudadano