En horas de la tarde de este jueves un grupo de manifestantes y activistas de Derechos Humanos se tomaron la Catedral de Santiago en repudio al acto ecuménico que se realizará para los criminales de lesa humanidad presos en Punta Peuco.

Varios de los manifestantes se encadenaron a las bancas del templo y portaron carteles con consignas y fotografías de sus familiares desaparecidos o asesinados durante la dictadura cívico-militar.

La actividad es llevada a cabo por el “Colectivo contra el olvido” que tiene específicamente a seis de sus activistas encadenados al interior de la Catedral.

A través de un comunicado difundido en redes sociales, explican que es “inaceptable que la iglesia pretenda hacer una misa el día de mañana en el penal de Punta Peuco en donde pedirán perdón simbólicamente algunos violadores de DD.HH., sólo para obtener beneficios carcelarios. En 25 años no colaboraron, no confesaron y nunca se arrepintieron, hoy muchos de ellos son ancianos, pero nunca tuvieron la voluntad real de hacerlo”.

En ese contexto llaman “al mundo ecuménico que no se preste para este circo que sólo viene a imponer el desprecio absoluto hacia los sobrevivientes y familiares y el olvido de nuestros caídos”.

“Rechazamos categóricamente el pacto de silencio que se hizo con la dictadura a espaldas del pueblo y sus víctimas y exigimos término inmediato de éste. Rechazamos enérgicamente el perdonazo que se pretende dar a los criminales de lesa humanidad, más aún cuando estos crímenes son imperdonables en el mundo entero, no prescriben y no son sujetos de beneficios”, cierra el comunicado.

En horas de esta tarde, el vicario episcopal de la zona centro, Marek Burzawa, explicó que “es un acto ecuménico no es una misa, donde se harán presentes sacerdotes de la Iglesia Católica, pero un poco por su propia cuenta, respondiendo a la solicitud de algunas personas”, explicó en diálogo con los manifestantes.

Mira aquí fotografías y videos del momento: