Esta mañana, 10 reos condenados por violaciones de derechos humanos en Punta Peuco participaron de una ceremonia ecuménica en la que habrían pedido perdón por sus delitos. Junto a ellos estuvieron familiares y miembros de la iglesia como los sacerdotes jesuitas Fernando Montes y Mariano Puga.

Los 10 del perdonazo fueron:

– Raúl Iturriaga Neumann, Mayor de Ejército y ex director de la DINA

– Claudio Salazar Fuentez, Cabo 1º de Carabineros

– José Zara Holger, Capitán de Ejército

– Pedro Hormazabal Fuentes, Cabo 2º de Carabineros

– Carlos Herrera Jiménez, Capitán de Ejército

– Miguel Estay Reyno, miembro de la Dicomcar (Dirección de Comunicaciones de Carabineros)

– Manuel Carevic Cubillos, Coronel de Ejército

– Basclay Zapata Reyes, Cabo 1º del Ejército

– Enrique Ruiz Bunger, General de la Fuerza Aérea

– Marcelo Castro, ex Capitán de Carabineros

La jornada estuvo marcada por las críticas de familiares de detenidos desaparecidos, quienes han denunciado el evento como un “show mediático” cuyo fin es lograr beneficios carcelarios para los condenados.

El Desconcierto pudo acceder a algunas de las declaraciones leídas por los reos en la ceremonia, donde se da cuenta que el “perdonazo” estuvo marcado por el no reconocimiento de los crímenes cometidos. Esto, ya que una eventual confesión o reconocimiento de crímenes puntuales podría ser utilizado en tribunales como testimonio y conducir a reapertura de causas o a nuevos interrogatorios a partir de sus dichos.

Claudio Salazar Fuentes, ex carabinero condenado a presidio perpetuo como autor de los secuestros y asesinatos de José Manuel Parada, Manuel Guerrero y Santiago Nattino en 1985 (conocido como caso Degollados) y también condenado por el secuestro de otras 6 personas, fue uno de los que habló.

Salazar es testigo de Jehová, lo que explica el tono de sus declaraciones. “En este largo recorrido penitenciario, he visto y vivido muchas cosas, unas buenas y otras no tanto. Sin embargo, el momento que ahora nos convoca es inédito, y de mucha profundidad, pese a que ciertos sectores militantes se han encargado de denostarlo. Perdónalos Padre, porque no saben lo que hacen”.

Así continúa el perdón de Salazar: “Alcancé a ser carabinero por más de veinte años, y desde luego, alguna acción realicé que produjo dolores innecesarios a las personas que debía proteger. Respecto de la solicitud de perdón acerca de mi delito por el cual permanezco preso, ya la hice sin obtenerlo de sus destinatarios”.

“Padre Jehová, te pido de corazón que sepas perdonar mis pecados cometidos (…) Te pido además, que con tu infinito poder, cambies aquellos corazones duros que, con razón o sin ella, nos detestan sin darnos cabida en la sociedad. Amén”, finaliza.

Declaración Claudio Salazar

Declaración Claudio Salazar

Otro testimonio fue el de Carlos Herrera Jiménez, agente de la CNI condenado a presido perpetuo por el asesinato del sindicalista Tucapel Jiménez. Herrera fue uno de los primeros agente de la dictadura en pedir perdón público en democracia. Lo hizo en 1999 de cara al hijo de su Tucapel Jiménez, diputado PPD del mismo nombre.

Esta mañana, dijo que “con seguridad, no he terminado de reconciliarme con mis connacionales, pues más de alguien pudo haber quedado dolido tras mi accionar en los servicios de seguridad”.

Sus mayores palabras fueron para su propia familia, “que han sufrido  lo indecible por esta situación, sumándose a ello discriminaciones laborales con mis hijos, y escolares en el caso de uno de mis nietos (…) desde esta tribuna sinceramente pido ser perdonado por quienes les produje dolores y zozobras en los momentos en que participé en la implementación de políticas de seguridad pública en el gobierno militar”.

Declaración Carlos Herrera

Declaración Carlos Herrera

Otro fue Pedro Pablo Hormazábal Fuentes, condenado a 5 años por el homicidio de Raúl Antonio Muñoz en 1973, quien hizo un llamado al gobierno a “solucionar” el conflicto: “Reconozco que Tú (dios) tienes el poder total por sobre la humanidad y todas las cosas. Por ello, y por medio del Espíritu Santo, te pido tocar el corazón y mente de nuestras autoridades nacionales para lograr pronta solución definitiva a este grave conflicto que se arrastra por más de treinta años, único camino para lograr el reencuentro entre los chilenos, primer paso para alcanzar la necesaria reconciliación nacional”.

Después pasó al “perdón”: “Desde lo más profundo de mi corazón, ofrezco disculpas y pido ser perdonado por los dolores que pude haber causado a mis connacionales en el ejercicio de mis funciones policiales mientras estuve en servicio activo”.

Declaración de Pedro Hormazábal

Declaración de Pedro Hormazábal

Por último está el testimonio del ex miembro de la Dina Basclay Zapata, con fama de torturar y violar a mujeres que detenía. En su declaración, hace énfasis en que “cumplí órdenes militares, poniendo especial celo en su ejecución porque pensaba que tales órdenes eran legítimas, y en aras del bien superior de la Patria”.

Asegura que fue condenado como si fuese de la “cúpula” de la Dina y que no era así. “Me sentí defraudada, desamparado y engañado”, dijo, hasta que conoció La Biblia. Ese texto “relata cómo fue la conversión de San Pablo. De ser perseguidor de los cristianos, pasó a ser quizá el más prolífero e iluminado apóstol. Pero, lo interesante es que requerido a explicar el por qué de su conducto anterior, respondió que sólo hizo lo que consideraba justo y legal, y por tal razón, irreprensible”.

“Creo necesario pedir ser perdonado por todos esos dolores, zozobras que produje en el cumplimiento de lo que creí era mi deber”, finalizó.

Declaración Basclay Zapata

Declaración Basclay Zapata