En una semana en la que la Fiscalía solicitó formalizar a las cuidadoras del centro del Servicio Nacional de Menores -Cread Galvarino- donde murió la niña Lissette Villa y en que el ministro Jaime Campos considerará que ese centro estaba en condiciones con mayores comodidades que las que él tuvo en su liceo, ha seguido el debate sobre qué hacer para mejorar el Servicio.

Uno de las personas que se hizo esta pregunta fue el diputado Gabriel Boric, quien aseguró vía Twitter: “Son más de 400 niñ@s muertos porque no estuvimos a la altura. Y esa es solo la punta del iceberg”.

“¿Qué hacemos?”, fue la pregunta del diputado.

La respuesta no se hizo esperar, y llegó desde el presidente de la Fundación para el Progreso, Axel Kaiser. Él planteó: “Pásale la plata a fundaciones privadas que hacen lo mismo y donde los niños no se mueren precisamente porque es privado”.

Con esa frase, Kaiser no solo desconoció el hecho de que el 95% de los centros residenciales -247 de 258- de Sename ya  están a cargo de fundaciones privadas, sino que también el hecho de que la mayoría de las muertes registradas en Sename provienen justamente de ese tipo de centros.

 

 

kaiser-574x382