El terremoto que afectó este 25 de diciembre a la zona de Chiloé, si bien no registró daños a personas, sí significó problemas en la infraestructura vial. Como consigna La Tercera, los efectos más graves se percibieron en el acceso a la zona, específicamente en la Ruta 5 en el tramo que une a Chonchi con Quellón, la que presentó daño en cinco puntos clave y un colapso del camino en el costado del lago Tarahuín.

La reciente obra, que ya llevaba un año operativa, significó un costo de 10 mil millones de pesos, y fue llevada a cabo por Azvi, misma empresa tras la construcción del Puente Cau Cau en Valdivia. “Es una obra que, según entiendo, aún no está recepcionada, porque la empresa Azvi, que realizó el trabajo, estaba atrasada”, señaló el ex alcalde de Chonchi, Pedro Andrade.

Al respecto, el ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, quien realizó una inspección en terreno en la zona, sostuvo que “un terremoto de grado 7,6, que en otros lugares del mundo daña toda la infraestructura, en nuestro país deja estos daños que ya conocemos. Tenemos que restablecer la conectividad para Quellón, además de un conjunto de otras conectividades interiores, y una vez restablecidas, ver si esto (el daño a la carretera) fue por fuerza mayor o hay algún tipo de responsabilidad”. Además indicó que para vehículos livianos se habilitó el by pass Díaz Lira, para acceder a Quellón vía Queilen.