George Michael, el cantante de origen griego nacido en Inglaterra, que murió a la edad de 53 años, en más de una ocasión sacó a relucir su punto de vista en lo que a política refiere. Ícono gay y detractor de Tony Blair, Margaret Thatcher y George Bush, en más de una ocasión generó controversias por manifestar abiertamente su posición.

1. “¡Fuera Blair!” (o la censura de la BBC)

Por primera vez en 17 años de existencia, Michael había sido invitado el 2003 a”Top of the pops”, un famoso programa musical de la cadena británica BBC. Como afirma La Gaceta, Michael se mostró indignado cuando autoridades del canal le prohibieron salir con una polera que decía “No a la guerra-Fuera Blair”, mostrando su oposición a la guerra de Irak, iniciada por Estados Unidos y apoyada por Tony Blair, el primer ministro británico. Ante la prohibición, el músico se abstuvo de usar la camiseta, sin embargo su banda llegó al estudio usando la camiseta.

2. La policía lo sacó con violencia del closet

Hoy suena obvio, pero hasta 1998 no se había confirmado que George Michael era gay, pues el artista no había decidido hacer pública su orientación sexual. Sin embargo, ese año fue arrestado en Beverly Hills, por un policía encubierto, acusándolo de “participar en un acto lascivo”. Dicen que en esa ocasión, el uniformado sedujo a Michael. Al poco tiempo, en una entrevista con CNN afirmó que le gustaban los hombres, pero que había sido tanto el hostigamiento que había recibido antes de incluso saberlo, que había decidido mantenerlo en secreto, afirmando que incluso antes de mantener relaciones con hombres, había tenido que soportar que todo el mundo lo hostigara. Luego de eso, el artista lanzó el vídeo de Outside, donde en un baño público, se veía a un montón de hombres vestidos de policía bailando al ritmo de su música. A partir de ese momento, comenzó a reconocerlo abiertamente, asumiendo que tenía una relación con un empresario.

3. Al estilo de los Simpsons: El vídeo donde le explican con títeres a George Bush lo que ocurre en el mundo

El año 2002 lanzó ‘Shoot the Dog’ (dísparale al perro) una canción dedicada a la invasión que estaban llevando a cabo Inglaterra y Estados Unidos en contra de Irak. Ahí, se podía ver como sus asesores tenían que explicarle con títeres a George Bush lo que ocurría en el mundo que el quería invadir, y lo mostraban en distintas situaciones donde no hacía nada más que el ridículo.