El mensaje realizado en Power Point y compartido por correo electrónico a familiares, amigos y medios de comunicación, fue atribuido por sus cercanos al ex jefe operativo de la CNI, Álvaro Corbalán. “En esta Navidad noche mala o noche buena. Entre tanta odiosidad la pregunta me da pena”, se titula el saludo navideño citado en La Tercera.

El texto fue difundido vía correo electrónico el jueves 22 de diciembre por Jorge Ravanales, jefe del departamento de comunicaciones de la Corporación 11 de septiembre, indicando que el mensaje se ha entregado en años anteriores y que no guardaría relación con la misa celebrada el pasado viernes en Punta Peuco donde algunos reos habrían pedido perdón los delitos que cometieron.

El ex CNI, quien hoy cumple cadena perpetua en la cárcel de Punta Peuco por violaciones a los Derechos Humanos señala en la misiva virtual: “Junto a mi esposa e hijos, les deseo a usted y los suyos una Feliz Navidad, un año 2017 que les traiga amor, salud y prosperidad, confiados en un mañana, que todavía tendrá un mañana (…) A mi familia, mis amigos y a todos mis compañeros. Chile no resiste más divisiones, el desencuentro, la agresividad, los rencores, las persecuciones, los antagonismos, la venganza y el resentimiento, agudizados por una total inseguridad ciudadana”.

Captura TVN

Captura: TVN

El relato continúa: “Es bueno no seguir resucitando y alimentando la polarización, el prorrateo de favores electorales y la delincuencia. Los ciclos se repiten, la felicidad y las desgracias resucitan y es temerario convertir a Chile en un polvorín”.

En la cuarta página aludiendo a los actos cometidos en dictadura señala: “Los soldados profesionales de la Defensa Nacional, cumplimos órdenes, pero no actuamos por contaminación ideológica y no tenemos odio a nadie. Se violaron DD.HH. Para defender DD.HH. No tengo problemas para sentarme a la mesa con nadie y tengo buenos amigos desde el PC hasta la UDI”, aseguró el teniente coronel (r).

“Los que fueron mis adversarios, también están en la tercera edad, estamos jubilados. Los jefes y dirigentes de ambos bandos, están falleciendo o están enfermos y ya no podemos torcer la historia de lo ocurrido”, enfatizó.

Revisa el documento original aquí.