El 82% del armamento convencional que se vendió internacionalmente durante el año 2015 fue comprado por países en vías de desarrollo, siendo su principal vendedor Estados Unidos, en segundo lugar Francia y tercero Rusia, así lo consignó un estudio realizado por un equipo de investigación del Congreso norteamericano y citado en el medio DW.

Catar, Egipto y Arabia Saudí se cuentan entre los principales compradores internacionales del armamento, con cifras que fluctúan entre los 17 mil y 8 mil millones de dólares. Luego de ellos, les siguen países como Corea del Sur, Paquistán, Israel, Emiratos Árabes Unidos e Irak.

El informe denominado “Armas convencionales transferidas a países en desarrollo, 2008-2015”, salió a la luz la semana pasada, e indica que en 2015 se vendieron armas en todo el mundo por un costo de casi 80 mil millones de dólares, unos 9.000 millones menos que el año anterior, dicho decenso se debería a la crisis económica del último tiempo, la que habría llevado a algunas naciones a preferir modernizar sus propias instalaciones.