La segunda sala de la Corte Suprema obligará definitivamente a la hija de Augusto Pinochet a devolver los dineros que evadió entre 2000 y 2005.

Eso tras el rechazo de un recurso de casación presentado por la propia Lucía Pinochet Hiriart. La justicia explicó que Pinochet “omitió reiteradamente partidas completas por lo que no declaró impuestos que debía”.

Y además que “no justificó dedicarse a la explotación comercial alegada y que sería la fuente de las sumas de dinero que ingresaron a su patrimonio”.

Según la Corte Suprema, los movimientos de caja o flujo de dinero que registran las cuentas de Lucía Pinochet, no han sido justificados por lo que no se tiene claridad de dónde provienen.

Según la corte, Pinochet no justificó “ingresos correspondientes a rentas de arrendamiento de cinco inmuebles, gastos de representación como presidenta del directorio de la Fundación Nacional de la Cultura ni los orígenes de los ahorros utilizados en la adquisición de dólares americanos que fueron vendidos entre los años tributarios 2002 a 2005”, entre otros montos de dinero consigna Soy Chile.