Alvaro Hermosilla, fiscal a cargo que investiga el ataque con pistolas 9 mm y subametralladoras con las cuales dos funcionarios de Carabineros dispararon contra dos comuneros mapuche, indica que los policías intentaron esconder el hecho por todos los medios.

Recordemos que el subteniente de Carabineros Carlos Felipe Sepúlveda Zapata y el cabo primero Leonel Alejandro Faúndez Candia, fueron denunciados tras disparar contra una camioneta en la cual viajaban comuneros mapuche, tras lo cual como indica el fiscal en El Dínamo “regresaron a la unidad policial y no le contaron a nadie lo que pasó”.

El fiscal jefe de Talcahuano indicó además que “se pudo establecer, además, sobre la base de los daños del vehículo, que ambos carabineros dispararon más veces de lo que reportaron, porque ellos aseguran que fueron seis disparos, pero el automóvil recibió ocho balas”. Situación por la cual los uniformados fueron acusados de actos de violencia innecesaria con lesiones graves, según lo que consigna la Justicia Militar, por lo que deberán cumplir arresto domiciliario total en la Cuarta Comisaría de Fuerzas Especiales de Los Alamos.

Las víctimas identificadas como Jorge Ariel Colil, quien sufrió dos impactos de bala en el glúteo y abdomen y Renato Ulises Lincopán quien recibió un impacto de bala en su brazo derecho, se recuperan en el Hospital Regional de Concepción.