Se llama Widner Darelin y hace más de nueve años llegó a nuestro país desde su cuna natal, Haití. Aquí, creó la página de Facebook “Comunidad haitiana en Chile”, que además administra; y en esa plataforma publicó una guía con tips y recomendaciones para sus compatriotas que llegan por primera vez a nuestro país.

Widner, entrevistado por Las Últimas Noticias, aseguró que Chile “se está convirtiendo en un país multicultural, ya tiene la mezcla de gente de otro color, que habla otros idiomas que antes no se oían”, y en base a ese fenómeno decidió elaborar esta práctica ayuda que alerta cómo adaptarse desde la cultura haitiana a las costumbres chilenas.

1. Usar o no usar chalas: “Para un haitiano se ve feo que andes de un lado para otro con chalas, pero para los chilenos quizás se ve bien. Nosotros usamos las chalas para bañarnos y estar en casa, no para salir a carretear. Es una cosa de cultura. Según la cultura haitiana esto se ve mal”.

2. No beber en público: “En Haití nadie toma en la casa, porque la diversión está en la calle, playa, y en los eventos. Todos toman en la calle. Pero pasa que, por no saber la ley chilena, o por no tener mayor información de lo que se puede hacer en Chile, pueden pasar un mal rato. Así que había que poner este punto”.

3. Solo las mujeres embarazadas van en taxi: “En Haití el sistema del transporte no es el mismo que en Chile. Allá las mujeres embarazadas toman taxis, y el transporte público es más para los jóvenes. Los buses tampoco son tan grandes, son para 10 o 15 personas. Si una persona va de un lado a otro, espera un bus que venga vacío para sentarse, no que le cedan el asiento”.

4. Pagar con una tarjeta: “En varias ocasiones me ha pasado que voy a subirme en la micro, y me doy cuenta que no tengo la BIP. En Haití, llegas y pagas con efectivo, pero acá en Chile no es así. Pasa que acá donde vivo no hay un punto de recarga, entonces puede que vaya a tomar la micro y estoy sin BIP y tengo que recorrer toda la ciudad para cargarla. Por eso es mejor tener la tarjeta siempre recargada”.

5. Música bien alta: “En Haití escuchar música fuerte no es un problema. En Haití hasta en el transporte público escuchan música fuerte, y a todo el mundo le gusta, y acá si las escuchas fuertes en cualquier parte, se ve mal, dicen que es de los flaites. Es diferente, acá uno puede molestar a los vecinos, sino les gusta a la música. En Haití todo el mundo se une cuando hay música fuerte, y hasta los vecinos bailan. Acá me pasó muchas veces que me reclamaban por lo mismo, pero ya lo aprendí con el tiempo”.

6. ¿En camisa y con frío?: “A veces veo en la calle a haitianos que andan desabrigados. Acá en la mañana no hace tanto frío, pero en la tarde y en la noche, sí. Ellos quizás no lo saben. Entonces veo a algunos inmigrantes que andan solo con polera normal, y en la tarde se mueren de frío”.

7. Conocer las tradicionales filas: “A veces pasa que están apurados, y no se dan cuenta de que hay una fila. Es para recordárselos”.