El académico y destacado comentarista político Claudio Fuentes fue desplazado de la dirección de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales, según una columna donde él mismo da a conocer la situación en El Mostrador.

Según dice Fuentes, a principios de diciembre un ex ayudante suyo presentó una denuncia por “apropiación indebida de propiedad intelectual y eventual plagio”, por un artículo de 13 páginas publicado en Perú de Fuentes, en el que se replican “párrafos íntegros de dos publicaciones anteriores coautoreadas junto a este ayudante”.

El Comité de Ética de la UDP llegó a la conclusión de que hubo “aprovechamiento indebido de materiales de investigación” en la situación.

Además de director de escuela, Claudio Fuentes tiene un amplio currículum académico con libros y múltiples artículos. Es columnista habitual en La Tercera, fue miembro de la comisión Engel y coordina el Laboratorio Constituyente de la UDP, centro que analiza todo lo relativo al proceso constituyente que se vive actualmente en Chile.

Fuentes se defendió ante la comisión apuntando a que “en todo momento sentí que actuaba de buena fe al reconocer el trabajo anterior” y que, en las publicaciones originales, ejerció “una mentoría y liderazgo intelectual sobre estos trabajos y que materialmente había escrito un porcentaje importante de la segunda publicación”. Además, acusa que desde el punto de visto legal, como son coautores de los trabajos, ambos son “copartícipes de ella en igualdad de condiciones”.

A Fuentes se le sancionó con la inhabilidad del cargo, multa al salario y comprometerse a realizar gestiones para referenciar adecuadamente el trabajo. Ahora volverá a su estatus de profesor de jornada completa.

El cientista político asegura que no apelará a la decisión porque “como profesores creo que debemos contribuir a la formación ética de nuestros estudiantes y, por lo mismo, resulta vital que como académicos fortalezcamos aquellas instancias”.

Aprovechó la columna para descargar sus reflexiones a raíz del caso en que se vio envuelto: “El caso abrió en mí una profunda reflexión que me interesa compartir, pues involucra a toda la comunidad científica. Primero, ¿cómo definimos el tipo de involucramiento que deben tener nuestros ayudantes de investigación en el proceso de creación de una obra intelectual? ¿Cómo se define al “creador” de una idea y al ejecutor de ella? ¿Cuándo y bajo qué circunstancias establecemos una coautoría? Finalmente, ¿qué tipo de estándares éticos nos regulan como comunidad, los estrictamente legales o los ético-morales, o ambos?”, dijo.

El artículo en discordia, según pudo recabar este medio, es uno publicado en una revista de la Pontificia Universidad Católica de Perú, llamado “Dinero y política: La amenaza de captura de las democracias latinoamericanas“, firmado por Claudio Fuentes. De donde se repiten ideas es del artículo que firmó el columnista junto a Mario Herrera, su ex ayudante, llamado “Financiamiento de la política: Análisis comparado y propuestas de política”.