Hoy el Frente Amplio es solamente una consigna, un deseo más parecido a un pacto electoral de varias organizaciones políticas de izquierda por fuera de la Nueva Mayoría.  Pretensiones que aún no se concretan, entre otras cosas, debido a la falta de acuerdos y definiciones sobre el espacio. Una Asamblea Constituyente para darle una nueva Constitución al país, la recuperación de nuestros derechos de las garras del mercado consagrándolos como Derechos Sociales, total independencia de los partidos políticos tradicionales que han administrado la herencia de la dictadura por 26 años y no estar envueltos en casos de corrupción serían los primeros acuerdos del Frente Amplio para competir juntos en las elecciones 2017 bajo un mismo candidato presidencial ¿Pero qué más se necesita para constituir una alternativa política por fuera del duopolio?

De cara a las elecciones del próximo año sin duda el Frente Amplio es necesario, pero este no puede quedarse solamente hasta ahí, debe significar la primera piedra de un largo proceso de construcción de una fuerza política y social amplia. Los acuerdos que constituyan esta alternativa deben responder a la necesidad de transformar Chile, de construir un país realmente democrático, justo y soberano. Las elecciones 2017 deben aportar al logro de este gran objetivo, lo que significa contar con un pacto electoral competitivo ante las máquinas clientelistas de la vieja política.

Para esto el Frente Amplio debe construir un programa de transformaciones claras que demarquen el camino para superar el neoliberalismo criollo, lo que supone necesariamente tener como ejes principales (i) la conquista de Derechos Sociales hoy entregados a las lógicas del mercado, (ii) la soberanía de nuestros recursos naturales para diversificar nuestra economía y no depender únicamente de la especulación financiera internacional, y (iii) la convocatoria a una Asamblea Constituyente como método para asegurar dichas reformas en el tiempo y constituir una nueva relación entre las instituciones democráticas y la ciudadanía a través de un Estado garante de Derechos. Es decir, reconfigurar el escenario bajo nuevos equilibrios que expresen un nuevo sentido común, diferente y distante al sentido común neoliberal que seguirá pujando por no desaparecer.

La posibilidad de ser competitivos debe sustentarse en este programa de transformaciones, el cual debe ser la base para la elección de candidaturas que permitan representar y difundir estas propuestas. Nuestros candidatos y candidatas deben convocar a miles, encender la llama de la esperanza con un nuevo Chile, y para eso deben saber comunicar nuestras ideas y propuestas. Debemos tener claro que será necesario diferenciarnos de los sectores más lúcidos de la Nueva Mayoría que -al igual que las elecciones presidenciales pasadas- no dudarán en colgarse de las demandas ciudadanas y hasta del propio Frente Amplio para  sostener las bases fundamentales del legado dictatorial. No son sólo elecciones, nuestras ideas y propuestas deben hacer eco en cada compatriota para construir un nuevo sentido común para un nuevo Chile.

Es en el debate de ideas donde nos hacemos fuertes y podemos competirle también electoralmente a las viejas estructuras partidarias de la Nueva Mayoría y la derecha. Por lo tanto debemos saber expresarnos, saber transmitir nuestras propuestas, saber escuchar el malestar que afecta a nuestra sociedad y proponerle un camino a hacer juntos. El programa del Frente Amplio debe ser tan esperanzador como robusto técnicamente, tan convocante como posible para que miles lo construyan y defiendan de quienes harán de todo para mantenerse en el poder. Ante tan urgente y necesaria tarea el Frente Amplio debe ser capaz de constituirse convocando a la ciudadanía a sumarse a trabajar desde ya.

Las elecciones de 2017 están a la vuelta de la esquina y la ventana de oportunidades debemos saber aprovecharla al máximo, antes y después del día de las elecciones. Esto significa fundar el Frente Amplio también desde abajo, desde los territorios, desde el debate de ideas entre iguales; construyendo el programa al mismo tiempo que difundimos nuestras propuestas, escuchando las críticas y buscando las soluciones de manera creativa, colectiva y democrática. Este trabajo volverá fuerte al Frente Amplio de cara a las elecciones, pero más fuerza nos entregará para seguir construyendo este nuevo Chile; proyecto en el que necesitamos a millones trabajando día a día, antes y después del 19 de noviembre de 2017.

En términos concretos esto significa sinceridad y generosidad. Ninguna organización del Frente Amplio en particular tiene la capacidad de solventar esta necesidad por sí sola, por lo que se vuelve necesario la más amplia convocatoria a los equipos técnicos de cada estructura, así como a las organizaciones sociales, académicos, profesionales y a la ciudadanía en general para construir nuestro programa. Nuestras propuestas deben hacer sentido a lo largo y ancho del país, por lo que será necesario también que estas se construyan en los propios territorios y no únicamente desde Santiago. Si queremos que todo Chile sea protagonista del cambio tenemos que convocar a dialogar a diversas experiencias, generaciones, regiones y realidades. La unidad en la diversidad debe ser el alimento diario del Frente Amplio, lo que significa diálogo, acuerdos y acción entre distintos bajo un horizonte común.

Proyectar el Frente Amplio más allá de las elecciones, pero con las elecciones, es tarea necesaria y primordial. Por lo tanto el programa a construir es también la agenda a empujar independiente del resultado que se obtenga. Deben ser las propuestas de nuestras (posibles) autoridades electas, de las y los militantes de los diversos partidos y movimientos que componen el Frente Amplio, de los movimientos sociales y de todos los ciudadanos que se sientan identificados con el Frente Amplio y su programa. Esto sugiere levantar la mayor cantidad de núcleos territoriales, de espacios de encuentro, que permitan construir las bases sociales activas del Frente Amplio de cara a las elecciones 2017, su programa y los espacios de desarrollo posterior a las elecciones 2017.

Programa y núcleos territoriales son dos imprescindibles para la constitución del Frente Amplio como alternativa electoral, política y social. Por lo tanto debe ser capaz de comenzar a convocar desde ya a las y los ciudadanos, a las organizaciones sociales, a la sociedad en su conjunto para construir esa alternativa de cambio. Esto significa que debe proyectarse más allá de los estrechos márgenes de la democracia transicional, pero también más allá del actual escenario de corrupción y crisis de legitimidad de los partidos de Chile Vamos y la Nueva Mayoría. Lo que el país necesita es un nueva Constitución a través de una Asamblea Constituyente, garantizar Derechos Sociales y diversificar su economía poniendo por delante la soberanía nacional. El Frente Amplio debe apostar a representar el malestar, politizarlo y convertirlo en esperanza y trabajo para lograr aquellas reformas que reflejen un nuevo escenario político, nuevas y mejores reglas e instituciones.

Todo esto será un largo proceso que supera con creces el escenario electoral 2017, pero que necesariamente supone también disputarlo con la mayor unidad posible. Lo que se haga este próximo año será crucial para proyectar esta nueva herramienta que convoque a miles para llevar a cabo las reformas que Chile necesita. Lo que nos jugamos en los próximos años es la posibilidad de emerger en serio, no solamente estar presentes en la papeleta, sino que de romper con los candados impuestos para conquistar una democracia plena, para vivir en un país en donde sea la sociedad en su conjunto la que decida su futuro construyendo su presente.


Director Área Política EnClave Pública