Son nueve los efectivos de la Fragata Almirante Lynch con grados de marinos y sargentos segundo los que están bajo investigación por la Fiscalía Naval, luego de descubrirse que tenían un avanzado sistema de cámaras ocultas para espiar íntimamente a sus compañeras de labores, situación que quedó al descubierto gracias a un tripulante que dio aviso del hecho a sus superiores. Como consigna Emol, el objetivo era espiar a las mujeres mientras estaban en la privacidad de sus dormitorios.

Por el momento, se ha comprobado que la situación ha afectado a cinco mujeres cuyos grados fluctúan entre marinos 1° y sargentos 2°, sin descartarse que pudiesen existir más afectadas.

Silencio cómplice

Tres de los nueve involucrados en el deleznable hecho ya fueron procesados por incumplimiento de deberes militares, ya que pese a conocer las prácticas, optaron por callar los hechos. Los otros seis están procesados por vulnerar el artículo 161 letra A del Código Penal, que sanciona delitos que vulneran la intimidad de las personas, ante lo cual uno de ellos permanece detenido en una dependencia naval, mientras el resto se encuentra en libertad.

La Brigada de Delitos Sexuales y Menores (Brisexme) de la PDI, inició una investigación por solicitud de la Fiscalía Naval, sin embargo para no entorpecer los peritajes se negaron a realizar declaraciones.