Acogiendo un recurso de casación interpuesto por el Estado chileno, la Corte Suprema elevó hoy las penas a cinco condenados en el marco del caso Colonia Dignidad. Así, mientras que la 4ta Sala de la Corte de Apelaciones condenó a a los ciudadanos alemanes Kurt Schnellemkamp Nelaimischkies, Gerhard Mücke Koscchitze, Karl Van Den Berg Schurmann y los miembros en retiro del Ejército Fernando Gómez Segovia y Pedro Espinoza Bravo a cuatro años de libertad vigilada, la Corte Suprema hoy estableció que deberán cumplir 5 años de cárcel.

En el fallo se concluye que al amparo de la “Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad” y con pasividad y complacencia de las autoridades chilenas se organizó el control de una zona de la VII región con una estructura jerarquizada que planificó y ejecutó múltiples delitos, integrada por personas que fueron miembros y colaboradores de esa corporación, actividad que se inicia a lo menos desde el año 1970 en adelante, según consta fehacientemente de la documentación encontrada durante el año 2005 al interior del ex fundo “El Lavadero”, ex “Colonia Dignidad”, actualmente conocida dicha propiedad rural como “Villa Baviera”, predio situado al interior del pueblo de “Catillo”, comuna de Parral, Séptima Región; estructura que continuó organizada después de la disolución de la fundación dispuesta por la autoridad administrativa competente, precisamente disuelta por “desviación del objeto de ésta.

Los ciudadanos alemanes y miembros de Colonia Dignidad que no alcanzaron a ser condenados producto de su muerte, pero de los cuales se determinaron responsabilidades, son Albert Schreiber Rauschenberger, Paul Schäfer Schneider, Gisella Gruhlke Hann, Renate Freitag Hartmann, Gerd Seewald Lefevre; y el miembro del Ejército Manuel Contreras Sepúlveda.

“A lo menos al 11 de septiembre de 1973 y en la época posterior a esta fecha, los miembros de la organización de la ex “Colonia Dignidad” se armaron, adecuándose mediante un preciso protocolo a acciones de colaboración con los organismos de seguridad del régimen militar instaurado en el país, determinadamente, con la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA en adelante), por medio de los oficiales de ejército que la componían.

En efecto, se verifica que existió una estrecha relación entre la DINA y la referida estructura jerárquica de la ex “Colonia Dignidad”. Se comprobó, además, que la organización desarrolló su actividad mediante la confección archivos que contenían los datos y antecedentes de personas sindicadas como izquierdistas, muchas de las cuales se ignora hasta hoy su paradero. Así se constató que por Colonia Dignidad pasaron los desaparecidos, Álvaro Modesto Vallejos Villagrán, a la época estudiante universitario de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) y Pedro Merino Molina, sastre de 20 años, militante de las Juventudes Comunistas.