1.El retorno de José Piñera: La defensa de las AFP y el sistema neoliberal

Parecía el remate de una broma pésima: mientras cientos de miles de personas se congregaban en las calles a lo largo de Chile para manifestarse en contra de las míseras pensiones, los titulares de la prensa anunciaban que José Piñera volvía al país para defender el sistema que había ideado, buscando blindar también al sistema neoliberal, el cual transformó los derechos en bienes transables al ritmo de la competencia y la especulación. Todo eso “por amor a Chile”, como dijo en su cuenta de Twitter con la determinación de aplacar a las multitudes que protestaban contra su sistema de pensiones.

Este año, la rabia contra las AFP explotó. Cifras como que la pensión promedio de un hombre es de $152.929 mientras que las de las mujeres bordean los $98.585 -es decir, un 34% menos- evidencian parte del espíritu del sistema.

“La desigualdad no ha matado a nadie”, es la frase para el bronce dicha por el economista y hermano del ex presidente Sebastián Piñera, que sirve para reflejar la indolencia neoliberal.

jose-piera-e1475530026500-730x350

2. Las derrotas del sindicalismo

El 2016 estuvo marcado por la movilización sindical de distintos gremios. Los trabajadores de Homecenter, los del sector público y los mineros de Curanilahue son solo algunas de las peleas por mejores condiciones laborales que se dieron el 2016. Pese a que han logrado en alguna medida visibilizar sus demandas, el resultado al menos en los dos primeros casos mostró intransigencia con los trabajadores. En el sector público se logró un reajuste de un 3,2%, que provocó un masivo rechazo y se traducirá en un aumento ínfimo del sueldo de los trabajadores. En Homecenter, tras 26 días de huelga, el reajuste salarial fue de 2%, más un bono de término de conflicto de 200 mil pesos, muy por debajo de lo que habían pedido en un inicio.

Momento destacado de miseria empresarial: el video realizado por la gerencia de Homecenter, apelando a la emotividad para terminar la huelga mientras al mismo tiempo dejaban a los hijos de los funcionarios sin fiesta de navidad.

agencia-uno

3. Lissette Villa y la crisis del Sename

La noticia nos remeció a todos. Lissette Villa, una niña de 11 años, había muerto en el Centro de Reparación Especializada de Administración Directa (Cread) Galvarino de Estación Central perteneciente al Sename. Primero se barajó que su muerte había sido provocada por una administración incorrecta de medicamentos, pero luego se supo que había muerto asfixiada por sus cuidadoras.

La muerte de Lissette es sólo la punta de un iceberg que llevaba años escondido y que develó que en los centros de la institución -concesionados a privados en un 95%- han muerto 210 niños desde el 2015. Además, se han iniciado investigaciones por casos de tortura y, como broche de oro, se descubrieron al menos cuatro redes de explotación sexual infantil, donde adultos obligaban a participar a niñas del Sename.

Foto: Agencia Uno.

Foto: Agencia Uno.

4. El Estado chileno contra la nación mapuche

Lamentablemente, el Estado chileno siempre ha tenido una actitud represiva y violenta con la nación mapuche, teniendo un lugar vitalicio en cualquier conteo de cosas horribles que pasan en Chile. Este año sin embargo, ha estado marcado por el caso de la machi Francisca Linconao, acusada de ser parte del atentado contra la familia Luchsinger Mackay. La autoridad ancestral, de 60 años, pasó los últimos días del año en huelga de hambre, alejando inocencia y exigiendo que la dejen en libertad, apelando directamente a la presidenta Bachelet como mujer y doctora. Sin embargo, la respuesta de la mandataria fue que no podía involucrarse en el caso. La machi se encuentra grave.

Por otro lado, y solo como un retrato de lo que podría ser cualquier mes en la región de La Araucanía, durante los últimos días del año el menor Brandon Hernández recibió 160 perdigones por la espalda, disparados por un carabinero. Tan sólo en esta última semana, los comuneros Renaton Lincopán y Jorge Colil también recibieron balas de carabineros, en lo que ellos denuncian como una emboscada policia.

machi-francisca

5. El Mercurio miente y Karen Doggenweiler te tapa la boca

Que El Mercurio miente no es ninguna sorpresa. Sin embargo, no es el único medio que actúa como silenciador de demandas sociales. Que una imagen vale más que mil palabras puede ser cierto, sobre todo al tomar una captura de pantalla del momento exacto en que Karen Doggenweiler, mientras reporteaba en vivo para Buenos Días a Todos, le tapó la boca a una mujer de Chiloé, ciudad que se encontraba en un fuerte conflicto,que interpelaba al gobierno, para luego darle un perturbador abrazo.

Manteniendo un lugar vitalicio en coberturas pésimas, está El Mercurio y todos los medios dependientes de Agustín Edwards. Sin embargo, nos quedamos con la cobertura que realizaron a la marcha Ni Una Menos, donde sobre una marcha que mostraba la multitud, superpusieron la imagen de una barricada más bien discreta.

captura-de-pantalla-2016-12-28-a-las-2-17-32-p-m

captura-de-pantalla-2016-12-29-a-las-6-05-35-p-m

6. Un pueblo al sur de los Estados Unidos copiando el discurso trumpista

Las quejas contra los inmigrantes, desafortunadamente, tampoco son un invento del año del mono. Prejuicios o ideas como que las personas llegan a “robarle” el trabajo a los chilenos bombardean hace bastante a quienes llegan al país escapando de la pobreza o situaciones conflictivas, para encontrarse no sólo con nuevas formas de pobreza, sino también con violencia en su contra.

La ola se desató con las propuestas para endurecer la ley de inmigración presentadas por Chile Vamos, seguidas por las declaraciones de Sebastián Piñera, quien declaró que se estaba “importando delincuencia”. Esos discursos generaron, por un lado, un efecto contrario: levantando el apoyo a la población migrante; pero por otro, solo le dieron más legitimidad a los prejuicios que a diario se dan por las calles del país.

Agencia Uno.

/ Agencia Uno

7. El abuso empresarial (o los seres humanos iguales a nosotros, pero poderosos)

Pollos, farmacias, confort y pañales son solo algunos de los casos de colusión que hemos enfrentado como país. Los dos últimos, tan ligados a las necesidades básicas, involucran al clan Matte, la cuarta familia más rica del país. El punto alto de su descaro ocurrió cuando se destapó la colusión del papel higienico y su patriarca, Eliodoro Matte, pidió disculpas a través del diario El Mercurio y menos de un año después, se descubrió lo de los pañales. Hay que ser muy malo.

Otro punto alto al hablar de descaro empresarial se lo lleva -por supuesto- Andróniko Luksic, cuando se defendió de los dichos del diputado Gaspar Rivas con una frase inolvidable: “soy un ser humano normal, pero poderoso”. Una comparación que en un país con tanta desigualdad, resulta absurda y violenta.

matte

8. Como todos los años, el machismo mata

Desde la publicidad hasta el acoso callejero. Son miles las manifestaciones de violencia machista que enfrentamos día a dia. En mayo de este año vimos como la forma más extrema de violencia se materializaba en Nábila Rifo, una mujer de Coyhaique que fue agredida al punto que ningún adjetivo alcanza. Ese es solo uno de los 51 femicidios perpetrados este año, una cifra negra que se extiende como un velo en Latinoamericana, sacando del horror una nueva fuerza: las mujeres, cada vez más conscientes, han hecho eco a los años de lucha feminista, saliendo a las calles con un mensaje muy claro: nos están matando.

Momento horrible destacado: la muñeca de Asexma, el momento en que ante candidatos presidenciales y el ministro de Economía, los empresarios de Chile transformaban al país en un enorme set de Morandé con Compañía, en donde entre risas de terratenientes, mostraban a la mujer como un trozo de plástico, desnudo y con la boca tapada.

Bonus track: el aborto discutido en el Congreso como un tema valórico, dejando de lado factores tan importantes como la autonomía de la mujer y el verlo como un tema de salud pública, poniendo en riesgo la causal de violación. Mientras tanto, cifras de la Corporación Humanas arrojan que en los últimos años, los embarazos en niñas de 11 y 12 años han aumentado enormemente, siendo siempre producto de un abuso.

a_uno_734406

9. Políticas de educación sexual retrógradas y el aumento en un 125% del VIH en los jóvenes

La herencia de la dictadura parece tener el súper poder de inundarlo todo, y en este caso, se encargó de prohibir la política estatal de control de natalidad que existía. Desde los años ’90 – con las fallidas JOCAS, boicoteadas por el conservadurismo- que se han hecho pauperrímos esfuerzos por tocar el tema. Por el momento, existe el decreto de ley Nº 20.418 y un folleto del Ministerio de Educación llamado “Programa en Educación Sexual, Afectividad y Género”, que apoya a los establecimientos, sobre los que recae la obligación de hacerse cargo de la materia, sin embargo, desde criterios morales hasta faltas de capacitación, han confirmado que lo que existe es insuficiente. Solo como dato, está orientado para estudiantes de la educación media, pese a que las estadísticas muestran que cada vez se adelanta más el inicio de la vida sexual.

Este año, hubo dos hechos particulares que nos dijeron claro que basta de políticas retrogradas: el aumento de un 125% en los casos de VIH en jóvenes de 14 a 29 años, demostrando que se necesita urgente educación, más que un par de campañas cada cierto tiempo, orientadas al público adulto.

El otro fue el libro “100 preguntas sobre sexualidad adolescente”, editado por la Municipalidad de Santiago, en conjunto a estudiantes de la comuna. La polémica desatada en los sectores conservadores mostró la nula disposición a avanzar en esa materia, aunque las consecuencias ya sean evidentes. Además, fue casi un grito de ayuda, demostrando que un par de dibujos del cuerpo humano están lejos de entregar la información que la juventud necesita para tener una sexualidad responsable.

captura-de-pantalla-2016-12-29-a-las-6-25-57-p-m

10.El show del perdonazo militar

Con este show se baja el telón, se acaba la lista, y aprovechamos de cerrar Chile por fuera. Es que el show mediático convocado por los reos de Punta Peuco y sus familiares fue una suerte de acto de cierre de una nueva estrategia de victimización, en donde con la compasión como argumento, se plantean como unos pobres abuelitos, aunque solo dos de los reos de Punta Peuco se encuentran seniles.

Sí en el país se respetaran los tratados internacionales en materia de DD.HH a los que adscribe, otorgarle beneficios a quienes cometieron crímenes de lesa humanidad no sería opción. Sin embargo, además de poder acceder sólo a retazos de la historia por culpa de los pactos de silencio, familiares y víctimas de la dictadura han sido interpelados, teniendo que explicar porqué no quieren que los asesinos y torturadores que marcaron su vida, cumplan condenas.

El perdón, amparado por la iglesia, no estuvo acompañado ni de información nueva para esclarecer las investigaciones, ni por ninguna clase de reparación real.

Durante la tarde del 29 de diciembre, le concedieron la libertad condicional a Claudio Salazar, condenado por el caso Degollados, que pidió perdón en la capilla del penal. Que se acabe Chile.

a_uno_745659_2c759