El próximo 7 de enero, el cardenal Ricardo Ezzati cumplirá 75 años, edad límite que tienen los obispos para permanecer en sus cargos.

Es por eso que el polémico Arzobispo de Santiago se comunicó con el Papa Francisco: “Hace un mes le dije al Santo Padre que cumplía 75 años y que todo está en sus manos. Hasta ahí yo llego, el resto no depende de mí, el Papa es libre y soberano de elegir cuándo quiera y a quién quiera como Arzobispo de Santiago”

Su protección a Karadima y al obispo de Osorno Juan Barros, su cuestionado rol ante el asesinato de Daniel Zamudio y su influencia en el debate de aborto y reforma educacional son solo algunas de las polémicas que ha tenido Ezzati en su mandato, donde ha orquestado un liderazgo autoritario dentro de la propia Iglesia chilena.

Tal como informó El Desconcierto, son 4 los máximos candidatos para tomar la posta que deja Ezzati: Juan Ignacio Gónzalez, obispo de San Bernardo, ligado a la dictadura y al Opus Dei; Fernando Chomalí, arzobispo de Concepción y de un perfil más “progre” que el resto (aunque igual defendió a Karadima en su momento); Cristian Contreras, obispo de Melipilla y quien sería el elegido del propio Ezzati para sucederlo; y René Rebolledo, arzobispo de La Serena, quien sería el protegido del nuncio Ivo Scapolo.

A los tres últimos les pesa su vinculación al caso Karadima y, por consiguiente, al obispo Juan Barros, próximo a cumplir 2 años en Osorno en medio de fuertes manifestaciones en su contra.

Según han comentado fuentes de la Iglesia a este medio, el papa no tiene mucho apuro en nombrar al sucesor de Ezzati. El mejor ejemplo es Francisco Javier Errázuriz, quien se mantuvo dos años en el cargo a la espera que nombraran a un sucesor. Lo más probable es que se espera a cómo cambie el ambiente político en el país después de las elecciones de 2017.

Las otras decisiones que deberá tomar el papa respecto a Chile -que en realidad son recomendaciones del nuncio, viciados por la Congregación para la Doctrina de la Fe en Roma- son en la arquidiócesis de Antofagasta y Rancagua.