Sigue la polémica en torno al escándalo de nueve marinos que usaban una sofisticada red de cámaras para grabar a sus compañeras mujeres en sus dormitorios al interior de la fragata Lynch. Sobretodo porque la justificación que dio el ex jefe de la Armada y ex senador Jorge Arancibia mostró lo fuerte del machismo dentro de la institución: Dijo que la situación “se podía prever” por el ingreso de mujeres a la Armada.

Ayer quien salió a responder es fue el alcalde de Valparaíso Jorge Sharp, quien en conversación con radio ADN aseguró que los dichos del ex comandante en jefe de la Armada “hablan de una persona que vive en el siglo XVI”.

“Acciones de estas características no se pueden explicar. Son inaceptables y se merecen nuestra más profunda condena”, agregó el edil. Y enfatizó en que el problema del machismo no está concentrado en una sola institución, sino que “es un problema de todo el país”.