En fallo unánime la Corte de Apelaciones de Santiago declaró arbitrario el actuar del Ministerio de Justicia, que se niega a firmar el decreto que otorga la libertad condicional al interno, beneficio que le fue concedido por la Comisión de Libertades Condicionales en septiembre, y ordenó la libertad inmediata de Víctor Ernesto Donoso Barrera.

“Es un hecho no rebatido que el condenado empezó a cumplir la pena con fecha 20 de julio de 2012, culminando con fecha 17 de julio de 2017. En estas circunstancias, la Comisión de Rebaja de Condena le ha reducido al amparado un total de diez meses de dicha pena, por resoluciones de fechas 14 de noviembre de 2013 con dos meses, 17 de noviembre de 2014 con dos meses, 19 de noviembre de 2015 con tres meses, y 15 de noviembre de 2016 con 3 meses respectivamente. Por consiguiente al 18 de septiembre de 2016, el amparado tiene la pena corporal cumplida”, sostiene el fallo, añadiendo que se dispone su inmediata libertad a menos que esté privado de libertad por alguna otra cosa.

Según fuentes que conocen la causa consultadas por este medio, pese a su participación en el Servicio de Inteligencia Naval, Donoso no está procesado en otras causas, por lo que se espera que Gendarmería se disponga a cumplir la orden de libertad de la Corte. En tanto, se espera que los querellantes en la causa, entre ellos la viuda de Rudy Cárcamo y el programa de DD.HH de la Subsecretaría del Interior, apelen a la decisión.

Donoso se encontraba preso por la desaparición de Rudy Cárcamo el 28 de septiembre de 1974. Durante el juicio intentó invocar la Ley de Amnistía de Pinochet y la prescripción de la acción penal, lo que no fue aceptado. Los autores del secuestro de este militante del MIR confesaron amparándose en el secreto de la Comisión Valech que “fue detenido por el Servicio de inteligencia Naval y estuvo detenido en un gimnasio en el interior de la Base Naval, junto a otros detenidos, donde fue entregado a otro equipo, que pudo ser un helicóptero o buque, desde el cual era lanzado al mar adentro, a una distancia no inferior a 30 millas náuticas, a esta distancia, para que los cuerpos no volviera a la orilla de la playa”. Además de Víctor Donoso fueron condenados por este crimen Hugo González D’Arcangeli, Conrado Sesnic Guerricabeitia, José Cáceres González y Osvaldo Hamish Salazar.