El sociólogo Eugenio Tironi analizó a los posibles candidatos para la carrera presidencial 2017 y lo que representa cada uno de ellos.

Para el analista, la próxima elección presidencial estará marcada por dos factores principales: “La preocupación por la economía, con tantos años sin crecimiento, incertidumbre y cierto pesimismo”, que “lleva a mirara a liderazgos con oferta sólida en esa área”. Y otra que también será fundamental: “la rabia hacia la élite y las ganas de cobrarle cuentas”, que perjudicaría a quienes “ya tuvieron poder: Lagos, Piñera, Bachelet”.

En entrevista con La Segunda, Tironi afirma que Alejandro Guillier representa un “liderazgo femenino”, mientras que Ricardo Lagos y Sebastián Piñera encarnan uno “más paternal”.

“(Guillier) es una persona correcta, que ha hecho bien las cosas que tiene que hacer, con empatía, que es poroso, capaz de captar a la gente, con inteligencia emocional, un tipo de liderazgo bastante femenino. La pregunta es si la sociedad chilena quiere ahora ese liderazgo, o uno más viril, más duro, más erecto, un poco más mesiánico y paternal, que es lo que encarnan Lagos y Piñera”, cuestiona Tironi.

También aseguró que Guillier y Manuel José Ossandón representan “populismos blandos”. “No el populismo que hace grandes promesas, que llama a cambiar de raíz el sistema. Es un populismo blando, que tiene cierta indefinición, sin un basamento ideológico que lo haga predecible. Que no cuenta con equipos a través de los cuales uno pueda saber lo que piensa. Son personajes relativamente vacíos, a los que los ciudadanos llenan de contenido”, explicó.

Además agregó que “si en TV tienes un animador que dice lo que piensa, que desafía y plantea cosas duras a los telespectadores, no tiene ningún destino. Tiene que ser ubicuo, un poco resbaloso e indefinido; eso le permite reflejar el deseo de una masa muy heterogénea. Pero si a Guillier se le aparece marzo, la economía, el crecimiento, puede ser que se le vuelva más turbio el clima. Veremos si pesa más el factor economía o el factor ‘antiélite’. Guillier está montado sobre el factor ‘antiélite'”.

En todo caso, destacó entre los atributos de Guillier que “es un hombre moderado, típicamente un socialdemócrata, una persona responsable. Desde el punto de vista del sistema, es una amenaza mucho menor que Michelle Bachelet 2013”.