Tras participar en comité de emergencias realizado durante la tarde debido al incendio que afectó Valparaíso, Sharp hizo un llamado al Gobierno para que Valparaíso pueda contar con un plan de emergencias.

En declaraciones emitidas por Radio Cooperativa el alcalde señaló que “Debemos aprender de lo que se ha hecho mal en el pasado para poder hacerlo mejor (…) Yo sé que la gente está muy complicada, pero cuentan con la municipalidad y con el Estado para enfrentar esta situación. Lo que necesitamos en Valparaíso es un plan maestro de Emergencias, no tenemos el presupuesto, lo que necesitamos es que el Estado se ponga con Valparaíso”.

Agregando que “no puede ser que nuevamente siempre afecte a los sectores más excluídos. Necesitamos un plan maestro en materia de seguridad”, en referencia a la necesidad de la ciudad de desarrollar comunidades más resilientes a los incendios forestales, así como de dotar a la región con un plan de ordenamiento territorial integral.

En AhoraNoticias, el edil también indicó que necesitan “medidas de corto, mediano y largo plazo” y que éstas “exceden” a la municipalidad, ya que -afirma- no cuentan “ni con los equipos técnicos no con las capacidades para poder llevarlas a cabo”.

Sharp detalló que, como primera medida, es necesario deforestar los eucaliptus: “Los sectores altos se encuentran infectados de eucaliptus, que es una especie introducida y no nativa. Lo que han hecho los eucaliptus es básicamente transformar el ecosistema de los sectores altos de la ciudad haciéndolo secos y no húmedo como es históricamente. Lo que tenemos que hacer es reforestar con especies nativas para prevenir incendios”.

Lo planteado por el edil, toma mayor relevancia al considerar que, de acuerdo a la “Base digital del clima comunal de Chile: línea base (1980–2010) y proyección al año 2050”, Valparaíso es la región más vulnerable ante el cambio climático, ya que se proyecta que hacia el año 2050, existirán aumentos en las temperaturas en todas las comunas de la región y disminución de las precipitaciones, aumentando los riesgos de incendios forestales.

El estudio indica que hacia el año 2050, todas las comunas de la región, presentarían aumentos en las temperaturas, en promedio de 1,9°C para el período estival, llegando a 2,2 °C de aumento promedio para la máxima en el mes de enero. En los meses invernales se verificarían también aumentos de temperaturas de 1,6°C promedio para el período junio, julio, agosto.