Al finalizar un periodo y ad portas de iniciar otro, es bueno hacer un pequeño balance de lo logrado, como también de los temas pendientes, más aún, en este delicado tema del conflicto que el estado chileno creo hace 135 años en el territorio del Wallmapu y que, hasta el día de hoy, no logra asumir sus equivocaciones para destrabar el conflicto.

El 2016 fue un año donde el estado chileno mantuvo un constante y permanente hostigamiento al pueblo mapuche, a través de varios montajes hacia peñi y lamngen de diferentes territorios, haciéndoles cargos que nada tienen que ver con la realidad, producto de esto, muchos han sido encarcelados sin justificación legal. Otros montajes se le han ido cayendo por el camino, lo que ha permitido que varios peñi obtengan su libertad, pero nadie responde por las acusaciones injustas, por el tiempo encarcelado, por los atropellos e humillaciones recibidas. Sumado a esto, en agosto pasado asesinaron a Macarena Valdés, sicarios de la empresa RP Global, en represalia por oponerse a la instalación de una hidroeléctrica, en la localidad de Tranguil, comuna de Panguipulli, en este caso, el estado ha demostrado su nulo interés por investigar, pese a las diferentes presiones de diversos actores de la sociedad que reclama justicia.

Otro acto de irracionalidad de estas personas que administran este estado, fue el cometido contra la Lamngen Lorenza Cayuhan, la que fue obligada a parir a su hija, engrillada a su cama, porque supuestamente “Podría fugarse”, aquí queda reflejado el odio que existe en estas mentes enfermas, en contra de un pueblo que reclama derechos que le pertenecen. Otro acto carente de toda lógica seria, decente, científica, son las acusaciones que mantienen encarcelada a la Machi Francisca Linconao, ¿Alguien se imagina a la Machi Francisca corriendo por los bosques con una metralleta en mano?, pues bien, esa es la acusación que pesa sobre ella, haber participado en el atentado contra los Luchsinger. Ella está detenida solo por hostigar al pueblo mapuche, por ostentar la detención de una autoridad espiritual del pueblo mapuche. Una provocación más de este estado represor. Pero no es lo único, al finalizar el año, los aparatos represivos del estado chileno realizan otra de sus diversiones, detienen, reduce y esposan a Brandon Hernández Huentecol, estando reducido, esposado y en el suelo, un “Valiente uniformado” lo balea por la espalda (pareciera ser que estos de disparar por la espalda es una práctica habitual de Carabineros, recordemos las muertes de Matías Catrileo, Jaime Mendoza Collio), con un disparo de escopeta. Según la versión de la institución uniformada, se trató de un “accidente”, la Fiscalía solo decreto arresto domiciliario para el agresor.

Otro acto de fin de año fue el ocurrido en Tirúa, donde Carabineros dispara contra dos peñi que transitaban en una camioneta, los que supuestamente, se habrían dado a la fuga, obligando a Carabineros a disparar. Pero aquí ocurre algo distinto, después de disparar, son los Carabineros los que huyen del lugar, dejando a los heridos abandonados a su suerte. La Fiscalía decreta arresto domiciliario para dos uniformados y dos años para investigar.

Esta ha sido la actuación del estado chileno durante el año 2016 con la nación mapuche, un estado que miente, que reprime, que expresa su odio más visceral en cada una de estas acciones, que carece de interés por solucionar el conflicto que el mismo generó. Un estado que hoy recibe condenas internacionales por su actuación con el pueblo mapuche, pero que sigue sordo y mudo a la hora de escuchar al pueblo mapuche y a la hora de proponer soluciones reales, que consideren el respeto por los Derechos Humanos, por la dignidad mínima de las personas.

Por otro lado, el pueblo mapuche ha recibido muchos golpes durante este año que termina, pero de cada uno de ellos ha salido fortalecido, más consciente de su justa lucha, son más las organizaciones que cada día se levantan para sumarse a la lucha, son los Jóvenes que hoy reconocen su identidad de pueblo para reclamar los espacios y derechos que legítimamente le corresponde, son las Mujeres, nuestras Lamngen, las que han sufrido los golpes más duros este año que termina, pero son las que más amor le ponen a la lucha, más constancia. Al finalizar este año, ya no solo somos mapuches los que estamos en esta lucha, son también los sectores más consciente de la sociedad chilena la que se suma a nuestra lucha, son los profesionales más honesto los que se suman a respaldar la verdad. Ya no solo somos mapuche los que reclamamos la Libertad de la Machi Francisca Linconao, son también las organizaciones sociales, es el Colegio Médico, son las Organizaciones internacionales, es el Pueblo que se comienza a levantar para Exigir justicia, respeto, es el pueblo él se organiza para desarrollar una lucha para cambiar la existencia de corruptos, de incapaces, de un Sistema capitalista opresor, extractivita, inhumano, depredador.

Bienvenido 2017, porque este año será el año de grandes luchas para cambiar esta injusta sociedad.

 Marrichiweu…..Marrichiweu


Ingeniero Ambiental, Dirigente político Mapuche