A través de un comunicado dirigido a la Superintendencia de Valores y Seguros, la empresa Agrosuper dio a conocer que en la planta ubicada en “Las Palmas”, sector rural de Quilpué se detectó “de forma temprana la presencia de influencia aviar, lo cual ha sido confirmado por el Servicio Agricola y Ganadero (SAG) con fecha de hoy 4 de enero de 2017”. El brote de gripe en el criadero de pavos llevó al SAG a ordenar el sacrifico de las aves y aislar la fabrica del contacto humano.

“No hay evidencia científica ni casos reportados de influenza aviar en humanos producto de la manipulación o consumo normal de la carne de animales afectados“, anunció además la compañía. Sin embargo el SAG se encuentra investigando el nivel de patogenicidad del virus, para determinar las medidas sanitarias a seguir.

Para Twitter, en cambio, no hay tiempo que perder. De inmediato se activaron los comentarios de usuarios acerca de la noticia, no sólo por el papelón de Agrosuper sino porque expone las condiciones laborales a las que están sometidas algunos trabajadores. Bajo los hashtag #Sopraval y #Agrosuper, los cibernautas hicieron sus descargos contra la empresa. Acusándola incluso de haber ocultado la información hasta pasadas las fiestas, para no bajar las ventas de un consumo de pavo que crece en Navidad. Habrá que esperar qué dicen las investigaciones. Por ahora, todo indica que tenemos un nuevo brote que deja mal parado a los empresarios y devela una vez más, las condiciones laborales de las grandes industrias.