Según informó ayer el Superintendente de Pensiones, Osvaldo Macías, el Fondo E de las Administradoras de Fondos de Pensiones creció de forma considerable durante el segundo semestre del año pasado: 533.036 ciudadanos cotizantes trasladaron sus imposiciones hasta él, causando un aumento en los activos del Fondo E desde US$ 27.173 millones a US$ 37.433 millones en los últimos 12 meses. Además, la rentabilidad del Fondo E fue la más alta de todo el sistema, con un 3,98%.

¿De dónde venían esos cotizantes? La mayoría venía de los fondos más riesgosos, el A y el B, que perdieron 318.219 y 170.668 cotizantes respectivamente. Según analizó El Mercurio, el Fondo A pasó a ser el que menos peso tiene en el sistema de multifondos, representando sólo el 12,1%, la cifra más baja desde 2004.

“No podemos señalar si es una causalidad o no, pero está correlacionado”, señaló el superintendente Macías, apuntando a que al cambiarse de fondo no se justifica el motivo y que por lo tanto no se puede establecer una línea de relación directa para saber cuántos usuarios de las AFP.