Al menos unos 700 mil endeudados con el Crédito con Aval del Estado (CAE) podrían quedar libres de la millonaria deuda que arrastran gracias a la Ley de Insolvencia y Emprendimiento. El procedimiento legal, que requiere la participación de un abogado, podría derivar en que los deudores del CAE extingan su compromiso con el sistema financiero, dejando además sus antecedentes comerciales en foja cero, es decir, salir del temido Dicom si es que se encuentran con morosidades en el pago del crédito con el cual miles de chilenos han estudiado en el país.

Al respecto, el abogado Bastián Vergara, del programa “Profesionales Sin Deuda” perteneciente al estudio jurídico Advit, indicó que han logrado sanear las finanzas de una veintena de jóvenes endeudados con el CAE.

El profesional explicó que la Ley 20.720 permite que las personas naturales o jurídicas “reúnan a todos sus acreedores en un solo procedimiento, entregando los bienes que él declare y comenzar desde cero, sin antecedentes comerciales ni Dicom”, agregando el Crédito con Aval del Estado “no está excluido de la normativa, como algunas personas lo han querido hacer pasar”.

Vergara sostiene que todas las deudas en nuestro país tienen un plazo de prescripción, incluyendo aquellas que se mantienen con el fisco, sin embargo, “el CAE no prescribe”, hecho que en palabras del abogado “es inconstitucional” ya que la acreencia del CAE “es como cualquier tipo de deuda”.

“Nosotros trabajamos con personas que mantienen la deuda con el CAE hace más de un año y no hemos tenido ningún problema en aplicar la ley de insolvencia en sus casos y no sólo con este tipo de crédito universitario, sino también con el Crédito Corfo y Fondo Solidario, todo es aplicable con esta ley”, aseveró.

Requisitos

Sobre lo requerido para ampararse bajo el marco legal, la ley específica que el deudor puede entregar los bienes que tenga y estos puede ser “desde una casa, hasta un par de calcetines (…) no hay un embargo propiamente tal, no va la fuerza pública, no hay gastos asociados a receptor judicial, no hay nada de eso. El procedimiento de insolvencia o quiebra dura apenas 6 meses y es extremadamente pacífico”.

De esta misma forma, Vergara explicó que la Ley de Insolvencia no sólo elimina las deudas universitarias, sino también los otros compromisos que se tengan, como por ejemplo con casas financieras, por lo cual, todo quedaría en cero. “Los bancos no podrían negarse a darte un crédito, ya que caerían en una de discriminación arbitraria, por lo que se podría llevar a juicio a la institución financiera.”.

“Es totalmente injusto que tú para estudiar debas cargar una mochila de 25 ó 30 millones de pesos, hecho que te marca con el peor puntaje en Dicom y este te influye directamente, por ejemplo, a la hora de pedir un crédito automotriz o inmobiliario”, remarcó el abogado.