Los establecimientos con mamíferos marinos forman parte de una industria de miles de millones de dólares construida sobre el sufrimiento de seres sociables e inteligentes a los que se les niega todo lo que es natural e importante para ellos.

En su naturaleza, las orcas y miembros de otras especies de delfines viven en grupos grandes, socialmente intrincados, y nadan hasta 100 millas diarias en el océano abierto.

La orca Tilikum, famosa por causar la muerte de su entrenadora Dawn Brancheau del parque acuático SeaWorld de Orlando (Estados Unidos) en 2010 y sobre la que se basó el polémico documental “Blackfish“, murió este viernes a los 36 años.

El cetáceo fue separado de su grupo familiar y capturado en Islandia en noviembre de 1983. El 21 de febrero de 1991 una de sus entrenadoras, Keltie Byrne, resbaló y cayó al estanque, donde se encontraban Tilikum y otras dos orcas. Tras aquel incidente y el cierre de Sealand, en 1992 Tilikum fue trasladado a SeaWorld, su último hogar.