Con recambio de dirigentes y en la Universidad Arcis como señal de apoyo a sus estudiantes se realizó la primera plenaria de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) del 2017. La cita estuvo marcada por la búsqueda de puntos de encuentro con otros movimientos sociales, como Ni Una Menos y No Más AFP, y una visión crítica del gobierno.

Así, Daniel Andrade, presidente de la FECh y militante de la UNE, explicó que a corto plazo “tenemos que encontrar aliados más allá de los diputados y llegar a acuerdos, por ejemplo, con el Consorcio de Universidades Estatales”, ya que según reforzó su par de la USACh, Patricio Medina (RD) la incidencia en los espacios de conversación con el gobierno es difícil y “no se descarta el retiro de esas instancias, especialmente si el Mineduc no está a favor de eliminar el Crédito con Aval del Estado o de tipificar el lucro como delito, entre otras cosas”.

Sofía Barahona (NAU), presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (Feuc) tuvo una crítica visión respecto a los hechos de violencia ocurridos durante movilizaciones de la Confech el año pasado. Para la dirigente “tenemos que ser más enfáticos en el rechazo. El año pasado, la Confech se hizo cargo de ciertos eventos, pero nunca fue tajante en el rechazo y debemos avanzar en eso”.