A sus 67 años, la actriz Meryl Streep fue galardoneada ayer en la ceremonia de los Globos de Oro con el premio a la trayectoria Cecil B. DeMille. Pero de lo que todos hablan el día después es de su dura crítica al presidente electo de Estados Unidos, Donal Trump.

“Hubo una interpretación este año que me asombró”, comenzó diciendo Streep. “No porque fuera buena. Fue ese momento cuando la persona que asumirá el asiento más respetado en nuestro país imitó a un periodista discapacitado”.

La actriz se refería a un momento de 2015, en el que en Carolina del Sur Tump agitó sus brazos y arrastró las palabras, burlandose del periodista del New York Times Serge Kovaleski, quien tiene una discapacidad física. “Me rompió el corazón cuando lo vi y aún no me lo puedo sacar de la cabeza porque no era en una película. Era la vida real (…) Este instinto de humillar cuando es utilizado por alguien en una plataforma pública por alguien poderoso llega a la vida de todos. La falta de respeto incita a la falta de respeto. La violencia incita a la violencia”, dijo Streep.

Después, llamó a  Hollywood a apoyar la libertad de prensa a través del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por su sigla en inglés). También apuntó a que la industria del cine está llena de extranjeros, precisamente el sector más vilipendiado por Trump. “Si los echan a todos, tendrán sólo para ver el fútbol americano y las artes marciales mixtas, que no es arte”, aseguró.

Por último, la actriz finalizó con un homenaje a su amiga recientemente fallecida Carrie Fisher, la emblemática princesa Leia de Star Wars. “Como mi amiga, la querida y difunta princesa Leia, me dijo una vez, ‘Toma tu corazón roto y conviértelo en arte’“.

Quien no quedó indiferente ante el discurso fue precisamente Donald Trump, quien ocupó su plataforma de Twitter para responder a Meryl Streep. “Una de las actrices más sobrevaloradas en Hollywood, no me conoce pero me atacó”, dijo, y negó haberse burlado del periodista.