El descontento de la ciudadanía con la clase política es una realidad que se vive en muchos países del mundo.

El repudio hacia los representantes prima y la sensación de que gobiernan para los mismos poderosos es patente.

Así se volvió a demostrar, luego de que en México hackearon la aplicación GoogleMaps donde le cambiaron el nombre a la Cámara de Diputados por “Cámara de Ratas”.

Mira el mapa acá: