La semana pasada la Cámara de Comercio de Sevilla anunció la renuncia irrevocable del empresario Manuel Muñoz Medina, quien unos días antes fue acusado por la dirigente y vocera andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, de un episodio de acoso sexual en el marco de una actividad formal. El 23 de diciembre Rodríguez emprendió acciones legales contra Manuel Muñoz Medina. La acusación es de acoso, ya que según denunció Teresa Rodríguez Muñoz la empujó, se abalanzó sobre ella y simuló besarla mientras le tapaba la boca. La respuesta de Muñoz fue que había bebido.

La agresión ocurrió el pasado martes 20 de diciembre durante la inauguración de una exposición de la agencia Efe en Sevilla, acto al que la portavoz de Podemos en la región asistió por protocolo. Según contó Teresa Rodríguez en un post en su Facebook, cerca de las tres de la tarde se disponía a irse del acto cuando una funcionaria le extendió una invitación de parte del presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero, para conocer la sede.

Aunque la líder de Podemos Andalucía se excusó por falta de tiempo, dado que se iba de regreso a Cádiz, subió unos minutos a las oficinas para saludarles. Allí comienza el relato de lo que terminó en agresión. “Asomé apenas al umbral del despacho y, cuando me dispuse a marcharme, salieron dos hombres al paso” que provenían de una de las salas de esa misma planta y de la que poco antes había salido Herrero. Con actitud “abiertamente informal”, uno de ellos la saludó con dos besos y el otro, Muñoz Medina, la acorraló contra la pared y simuló besarla interponiendo su mano entre las bocas de ambos.

La única que reaccionó en su defensa, cuenta Rodríguez, fue la funcionaria de la Cámara de Comercio, quien preguntó “¿pero se conocen?”, a lo que Muñoz respondió, lejos de disculparse, con un: ‘claro que la conozco, estoy harto de verla en la tele”. “En ese momento me siento paralizada, humillada, ultrajada y siento deseos de marcharme lo antes posible de allí y lo único que me sale es preguntar: ‘¿y usted quién es?'”, explica Rodríguez en su muro. Según continúa, Muñoz Medina le pasó su tarjeta.

Luego de la denuncia pública en su Facebook, Teresa Rodríguez recibió el apoyo público de todo el espectro político de Andalucía, incluyendo sus “rivales” electorales de Ciudadanos. Además, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, expresó su respaldo a la denuncia publicando en su Twitter “ninguna agresión sin respuesta, compañera”.

En declaraciones al diario digital El Independiente.com, el empresario Muñoz Medina ya calificó el incidente de “broma desafortunada” y lo atribuyó a que, tras haber participado en una comida de empresa, estaba ebrio. “Me he pasado siete pueblos”, ha afirmado el empresario, que ha asegurado sentirse “totalmente avergonzado”. “Posiblemente mi mujer también habrían reaccionado de la misma manera que ella”, ha reconocido. En tanto, el presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla calificó lo ocurrido era “reprobable y de ofensa” en una disculpa pública y por escrito a Teresa Rodríguez.

La afectada, en tanto, agradeció el transversal apoyo. “Desde que soy cargo público nunca me había pasado algo así”, asegura, explicando que ha puesto el caso en manos de sus abogados no solo porque es su derecho, sino para “no dejar pasar actos de claro cariz sexista”. “Gracias a todas las personas y organizaciones que se han solidarizado conmigo. Esto no es una causa sólo personal. Hay que provocar cambios”