Con el objetivo de dar a conocer la primera evaluación realizada a la implementación de la Ley N°20.606 sobre Composición Nutricional de los Alimentos y su Publicidad, el Ministerio de Salud (Minsal) organizó el seminario “Obesidad un Problema País”, donde la ministra de la cartera, Carmen Castillo, y el subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows, inauguraron el encuentro, destacando que a seis meses de la entrada en vigencia de la ley, en las inspecciones realizadas a supermercados, distribuidoras de alimentos, establecimientos educacionales, y otros, un 64,4 por ciento de ellos cumple con las exigencias.

En la instancia también se presentaron hallazgos preliminares de la encuesta sobre percepción y actitudes de la ciudadanía ante la normativa, realizada por el Instituto de la Comunicación e Imagen (ICEI) de la Universidad de Chile. El estudio tuvo por objetivo identificar si los consumidores reconocen los sellos, cuál es el impacto de la norma y la evaluación que la ciudadanía hace respecto a estas medidas estatales.

La investigación fue presentada por el subdirector del ICEI, José Miguel Labrín, quien expuso en un panel junto a Lorena Rodríguez, jefa del Departamento de Nutrición y Alimentos del Minsal, y Marisol Figueroa, gerente técnico de AB Chile, asociación de empresas de alimentos y bebestibles no alcohólicos del país.

Entre los datos que arrojó la encuesta realizada por la Universidad de Chile, se reveló que del 43 por ciento de quienes señalaron que comparan los sellos entre alimentos, un 91.6 por ciento dice que la advertencia “ALTO EN” sí influye en su decisión de compra.

“Podemos señalar que Chile es pionero en política de nutrición con medidas en distintos ámbitos de acción, y ya observamos cambios, por ejemplo, que las personas miran la imagen del octágono en los alimentos y evalúan si adquieren o no un alimento que superan los límites establecidos en azúcares, grasas saturadas, sodio y calorías”, destacó la ministra.

Por su parte, el subdirector del ICEI, señaló que “es muy significativo que un 92.9 por ciento de las personas alcanzó el nivel de reconocimiento de los sellos de advertencia prácticamente al mismo tiempo que el decreto entró en vigencia”. En cuanto al reconocimiento y comparación, el académico agregó que “podríamos desalentarnos con el 56.2 por ciento de las personas que declararon no comparar los sellos. No obstante, al entender este dato, vemos que casi un cincuenta por ciento de la gente detectó que los sellos les daban la oportunidad de comparar”.

En este sentido, el profesor Labrín destacó el lugar de los medios de comunicación respecto a cómo opera este reconocimiento, ya que un 31 por ciento de las personas señalan haber adquirido este conocimiento de los sellos a través de reportajes en televisión o diarios.

En referencia a la reformulación de alimentos que ha debido realizar la industria en este periodo, Marisol Figueroa, gerente técnico de AB Chile, sostuvo que “se debe mirar varias aristas en este desafío, entre ellas, la seguridad alimentaria, la calidad del producto, y las propiedades nutricionales. Hemos detectado que los esfuerzos tecnológicos se podrían ver afectados por los nuevos límites, por lo que queremos proponer a la autoridad una mesa de trabajo multisectorial para trabajar en planes de reducción de nutrientes en los productos más consumidos para poder diferenciar y compara productos de una misma categoría”.

En tanto, Lorena Rodríguez, jefa del Departamento de Nutrición y Alimentos del Minsal, destacó que “la ciudadanía mayoritariamente apruebe la implementación de la Ley. Así lo han ratificado los sondeos publicados en distintos medios de comunicación y el estudio de la Universidad de Chile”.