Finalmente fueron las propias autoridades las que confirmaron que el fideicomiso ciego de Piñera era en realidad tuerto.

En su presentación ante la comisión investigadora del caso Bancard, el superintendente de Valores Carlos Pavez confirmó que el fideicomiso que creó Piñera mientras era presidente del país “no tenía validez” y que incluso contradecía la ley.

“No hay confusión, una vez que tuvimos conocimiento de que se habían constituido estos mandatos con estas características y por disponer tanto la ley como esta circular esta obligación de información hacia el mandante, es que pedimos información a las entidades que habían participado para hacerles ver y observarles que esa era una cláusula que estaba alejada de las disposiciones regulatorias”, dijo Pavez.

El “intermediario que está a cargo como mandatario de esa cartera de inversiones y que puede tomar decisiones de inversión, bajo esa figura, tiene que reportarle (al mandante) y el mandante tiene derecho a saber en detalle cuáles han sido todas las operaciones que se han realizado”, lo cual “puede contemplar tanto inversiones en valores de oferta pública chilenos como en el extranjero”, agregó.

Es decir, Piñera en cualquier momento podía preguntar a la corredora de bolsa que llevaba sus inversiones con el fideicomiso -LarraínVial- y esta le respondía. “El denominado fideicomiso ciego que Sebastián Piñera argumentaba que no tenía como saber que ocurría con sus inversiones, no era ciego ni tuerto, sino que gozaba de una excelente vista”, dijo el diputado de la DC Fuad Chahín.