Esta tarde seis suboficiales de Carabineros fueron condenados a presidio en grado menor por el delito de “violencia innecesaria con resultado de lesiones graves” durante las protestas en Aysén en 2012.

Según el fallo de la Justicia Militar, citado en T13, los oficiales fueron condenados a tres años de pena remitida. Es decir, la cumplirán en libertad.

En febrero de 2012, dos jóvenes fueron acorralados y golpeados por los carabineros, terminando uno con un traumatismo encéfalo craneano (TEC) y el otro con diversas fracturas en su cuerpo. Para el abogado de ambos, Cristián Cruz, el abuso policial fue tan claro que hasta la misma Justicia militar reconoció “la brutalidad de ciertos funcionarios públicos”.